Uno de los mayores atractivos de Italia es un gastronomía. ¿A quién no le gusta comerse una buena pizza o un enorme plato de pasta? Pero lo cierto es que en muchas ocasiones nos perdemos ahí, en esos dos conceptos. Pizza y pasta. O a veces añadimos el helado. Y no somos conscientes realmente de los diferentes tipos de pasta que sirven en Italia, de las diferentes salsas o del resto de platos que merece la pena probar.

Así, hoy vamos a hablar de ellos. De todos esos platos que podemos probar en el país de la bota y que van más allá de una pizza. Porque los italianos son expertos en crear grandes platos, a veces dejándose llevar por la influencia de la cocina de otros países y otras veces haciéndolo por sus propios productos y su gran talento.

Por ejemplo, si estás por el norte del país y en concreto por el Valle de Aosta puedes sorprender a tu paladar tomando una zuppa alla Valpellinense. ¿Qué es? Pues se trata de una sopa hecha a base de caldo de carne, pan negro, repollo y queso fontina. En el norte de Italia hace más frío que en el resto del país y es por eso que aquí preparan platos más consistentes.

Gastronomía italiana | Pixabay

Otro de los platos típicos italianos que has de probar, este de la región de Piamonte, es el risotto tartufano piemontese, cocinado con trufa blanca de Alba. Por si no lo sabías es en esta zona de Italia donde se produce más arroz, de ahí que el risotto sea un plato originario de allí.

Si nos vamos a la región de Emilia Romaña podemos probar, entre otras cosas, sus conocidas crocchette di patate o croquetas de patata. Y por todo el norte en general, algo también muy típico es la polenta. Un aperitivo hecho a base de harina de maiz y agua que ya cocinabas en Italia desde la época del Imperio Romano. En Venecia puedes comer bacalao con polenta.

Ahora, si viajamos hacia Génova y sus alrededores puedes ir a un restaurante y pedir que te sirvan buridda, un plato hecho con pescados y mariscos. O quizá te apetece más probar la milanesa de Milán o el ossubuco, que consiste en hueso de ternera con tuétano y que también se puede comer por esa zona.

Por Trento y sus ciudades cercanas puedes probar un postre típico hecho con manzana que se llama Strudel di mele/apfelstrudel. Y en Venecia, de la que ya hemos hablado antes por su bacalao, dale la oportunidad a un guiso de guisantes que se llama risi e bisi.