Viajestic » Destinos

TURISMO LITERARIO

Tras la pista de Sherlock Holmes en Londres

El detective más famoso de la literatura británica está unido a la capital inglesa desde su creación a finales del siglo XIX. A pesar de ser un personaje de ficción, es posible seguir sus pasos, así como los del Dr. Watson.

Publicidad

Rocío Rodríguez | Madrid
| 24.01.2016 16:15

Sherlock Holmes es el personaje de ficción creado por Sir Arthur Conan Doyle en 1887. Un detective de finales del siglo XIX, que destaca por su aguda inteligencia, su perspicacia y observación y el uso del razonamiento deductivo para resolver los más complicados casos. Siempre acompañado por su inseparable Dr. Watson, con el que nunca llega a tutearse. Nadie podrá olvidarse de su célebre frase "elemental, querido Watson". También su atuendo es muy característico: capa larga y gris con un gorro con solapas y cierre y su inseparable pipa y su lupa. Seguramente estudiante de Oxford, donde comenzará estudios que le serán muy útiles para sus deducciones y clases de interpretación que le vendrán de maravilla para sus ingeniosos disfraces.

Vamos a hacer un interesante recorrido por las calles del barrio antiguo de Londres, viendo casas victorianas y deteniéndonos en el museo dedicado a Holmes, que se creó en 1990 precisamente en la casa que habitaba según la novela, el número 221 de la calle Baker.

Comenzaremos en metro bajándonos en la parada de Baker Street (líneas Bakerloo, Metropolitan y Circle). Allí nos encontraremos con la estatua de Sherlock Holmes, una de las pocas dedicadas a este personaje. En la estación hay azulejos con el perfil del famoso detective pintado en ellos.

Seguiremos nuestro viaje hasta el 221 de Baker Street, casa habitada por el detective en la ficción y hoy convertido en museo. Imprescindible la visita, el museo contiene todos los atrezos utilizados por el detective y su incondicional querido Watson.

El número 2 de Devonshire Place es el lugar donde Conan Doyle tenía su consulta y también donde escribió alguna de sus novelas como Un escándalo en Bohemia. El edificio se llama Conan Doyle House.

En el 2 de Upper Wimpole Street está el antiguo hogar de Conan Doyle, hay una placa en la fachada que así lo certifica.

Sería estupenda una parada en el restaurante favorito de Sherlock y Watson, el Simpson's in the Strand, abierto en 1828, hoy un clásico, siempre que nos lo podamos permitir.

Y por supuesto, el hogar del Dr. Watson, que se encuentra en el 9 de Queen Anne Street.

No podemos dejar de visitar las orillas del Támesis, un río navegable que cruza la ciudad actual y la divide en dos mitades, y que ha tenido una gran influencia en el desarrollo de la ciudad. Londres fue fundada en su orilla norte y, por muchos siglos, el puente de Londres fue el único punto por el que se podía cruzar. Como consecuencia, la principal y más histórica zona de la capital es la de la orilla norte del río, donde también se encuentran la mayoría de las atracciones turísticas.

Y por último terminaremos el paseo visitando el lugar donde Sherlock se inició, la Universidad de Oxford. Emplazada en la ciudad homónima del Reino Unido, a 80 kilómetros de Londres, es la Universidad más antigua de habla inglesa. Se puede acceder en trasporte público, se tarda aproximadamente hora y media, el mismo tiempo que nos llevaría en coche particular. Se la conoce como "la ciudad de las agujas de ensueño", expresión que se usa para describir la armonía de la arquitectura gótica de los edificios universitarios de la ciudad. Pero también hay que visitar la propia ciudad por su centro comercial y su arquitectura espectacular.

Una forma de hacer una visita a Londres desde el prisma del famoso detective inglés, una peculiar forma de observación de la ciudad.

Más información:
Turismo de Londres

Publicidad