Con la llegada del buen tiempo, Chicago se convierte en una agradable ciudad para pasear entre sus parques y rascacielos, y si de arquitectura se trata nada mejor que hacer una recorrido por los edificios más emblemáticos de Frank Lloyd Wright. Es uno de los maestros más importantes de la arquitectura del siglo XX y aquí podemos observar algunas de sus obras emblemáticas. Nacido en el seno de una familia de pastores, pasó su infancia y adolescencia en una granja de Wisconsin, donde vivió en contacto con la naturaleza. Es precisamente ese contacto el que condicionaría su concepción de la arquitectura, indagando en la relación entre el edificio con su entorno. A diferencia de los grandes arquitectos europeos, su ideal se centrará en una especie de simbiosis entre paisaje y construcción, creando el llamado estilo de la pradera, lo que él denominara arquitectura orgánica. Su carrera se prolongó a lo largo de más de sesenta años y por su trabajo como arquitecto, diseñador de interiores, escritor y educador fue reconocido en 1991 como “el arquitecto americano más grande de todos los tiempos”.