Viajestic » Destinos

Hungría

Parlamento de Budapest: 6 curiosidades que probablemente desconocías

El Parlamento de Budapest no solamente es uno de los grandes emblemas de la ciudad, sino de toda Hungría. ¿Sabías que cuenta con una serie de curiosidades realmente fascinantes?

Parlamento de Budapest

Imagen de Andrew Shiva en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Parlamento de Budapest

Publicidad

No es ningún secreto que el Parlamento es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Budapest. Es un destino más que obligatorio para aquellas personas que deciden perderse en la capital de Hungría. Se trata de un espectacular edificio, que cuenta con unas dimensiones espectaculares: 268 metros de largo, 96 de alto y 123 de ancho.

Para que los datos sean más visuales, dentro del Parlamento de Budapest podrían caber un total de 50 edificios de cinco pisos. ¡Una locura! A orillas del río Danubio, estamos ante un lugar que no deja indiferente a nadie. Eso sí, cuenta con una serie de curiosidades que seguramente te sorprenderán.

Se construyó ¿en 90 días?

Aunque parezca una locura, que lo es, tiene su explicación. Debemos saber que durante muchos siglos, la Asamblea Nacional de Hungría se reunía en la ciudad de Pozsony (Bratislava). A finales del siglo XVIII y principios del XIX, se reunieron en tres ocasiones en Buda. Es entonces cuando en el año 1847, esta Asamblea Nacional se trasladó hasta Pest. Eso sí, las dos cámaras tenían sus respectivas reuniones en dos edificios diferentes.

La Asamblea, coincidiendo con la fallida guerra de la independencia de los años 1848 y 1849, no se reunió durante años. Todo hasta que llegó el 1866, cuando encargaron a Miklós Ybl (arquitecto de la Ópera de Budapest) el diseño de un edificio junto al Museo Nacional. Ese edificio, en el que hoy encontramos el Instituto Italiano de Cultura, fue levantado en 90 días. Eso sí, era provisional, porque Imre Steindl se encargaría de construir el Parlamento que conocemos hoy en día, entre los años 1885 y 1904.

Parlamento de Budapest
Parlamento de Budapest | Pxhere

De un Parlamento ¿salieron tres?

En la convocatoria que se realizó, fueron varios los arquitectos que presentaron sus planos. Unos 19 en total. Entre ellos se encontraba Otto Wagner. Dos de sus edificios, que fueron presentados para este concurso, aunque no salieron ganadores sí que se construyeron. Se trata nada más y nada menos que el actual Ministerio de Agricultura y el edificio en el que usualmente se encuentra el Museo Etnográfico.

Se aprecian impactos de balas

Budapest fue una de las ciudades más afectadas en el siglo XX, no solamente por la Segunda Guerra Mundial sino también por la Revolución de 1956. Esas huellas están reflejadas en el edificio. A pesar de que se hizo una reforma en 2003, los responsables de ésta decidieron conservar esas huellas de los impactos de bala. Concretamente en el muro que da al río Danubio, junto a una de las ventanas.

Reposapuros ¿y numerados?

Junto a los hemiciclos, en el interior del Parlamento, existen una serie de reposapuros de latón. Cada uno de ellos tiene un número, además. Como no estaba permitido el hecho de entrar a la sala con un puro, todos y cada uno de los diputados que fumaban, cuando oían el timbre que les indicaba que tenían que votar, tenían que dejar su puro en ese lugar. Tan solo tenían que recordar el número en el que lo habían depositado. Una vez votaban, podían regresar y seguir fumando tranquilamente.

Parlamento de Budapest
Parlamento de Budapest | Pixabay

La entrada principal en realidad da al río Danubio

Y no a la plaza, como muchísimas personas creen. En realidad, la fachada o entrada principal de este emblemático edificio de Budapest es la que da al río. Bien es cierto que, en la actualidad, esa entrada tan solo se utiliza en ocasiones especiales como visitas de monarcas o, incluso, de ciertos altos cargos. Es decir, para momentos que marcan un antes y un después en muchos aspectos.

La Biblioteca, la gran joya del Parlamento

Siempre pasa desapercibido, porque muy pocos son los turistas que conocen este dato. Y es que este edificio de la capital de Hungría tiene una espectacular biblioteca que está abierta al público. Deberás acceder a este lugar mediante entrada, tal y como ocurre con el Parlamento. Cuando quieras visitar Budapest y, sobre todo, este Parlamento deberás enterarte de las normas que se apliquen en ese momento.

Publicidad