El okonomiyaki es uno de los platos más populares en Japón, y lo es porque se suele consumir en puestos que se montan durante los matsuri, las fiestas populares japonesas, aunque también se cocina en las casas y en algunos restaurantes durante todo el año. Es una especie de pizza a la japonesa, que se cocina sobre una sartén o plancha. Una pasta de harina y agua, a la que se le añaden después otros ingredientes. El resultado es una especie de torta redonda, que por su forma se asemeja a una pizza, lo que ha hecho, que muchos se refieran a ella como la pizza japonesa, aunque su sabor tenga poco o nada que ver con la pizza italiana que todos conocemos.

Originaria de la región de Kansai y muy consumida en la ciudad de Osaka, el okonomiyaki se puede cocinar de dos maneras distintas. Al estilo Kansai y al estilo Hiroshima. El primero consiste en mezclar ingredientes como el repollo, el huevo, carne y calamares, mientras que en el segundo se asan ingredientes como el repollo, con diente de dragón o brotes de soja, fideos y huevo haciendo una especie de tortilla. Al final, lo más importante del okonomiyaki que significa konomi, gusto, y yaki, cocinado, es hacerlo a tu gusto. Y es que la gracia de este delicioso plato japonés es que te sirven los ingredientes y tú lo cocinas sobre una pequeña plancha en la mesa.

La masa que se cocina consiste en una base de harina, ñame rallado, agua y huevo, mezclado con otros ingredientes. Y se decora con jengibre cortado finito, setas, atún, gambas, calamar o pulpo cortado pequeño, repollo cortado muy pequeñito, queso, y todo lo que te pueda apetecer. Por eso este plato es conocido como la pizza japonesa o como la tortilla japonesa.

Una vez listo, el okonomiyaki, se riega con salsa de okonomiyaki, una salsa elaborada con manzana, ciruelas y tomates, mayonesa, pero no como la occidental, ya que está aromatizada con salsa de soja y mirin. También suelen añadirle mayonesa con wasabi. Y se decora con aonori, un alga marina verde, y katsuobushi, unos copos de bonito de elaboración japonesa, todo a gusto del consumidor. Si quieres hacer esta receta en casa tendrás que comprar todos los ingredientes necesarios en alguna tienda especializada en productos orientales.

El origen de este plato se remonta al siglo XVII durante el periodo Edo, cuando se servía como postre. El nombre de okonomiyaki es de finales de los años 30, cuando, como suele pasar en época de posguerra, escaseaban los alimentos, y como esta masa era fácil y no necesitaba muchos ingredientes, más allá de la harina y el agua, en Osaka se hizo muy popular.

Hoy en Japón, las personas suelen comer okonomiyaki en los restaurantes que se especializan en este plato. En algunos de estos restaurantes las mesas de comedor están equipadas con una plancha de hierro, conocida como "teppan", y a los clientes se le dan los ingredientes para que cocinen ellos mismos la comida.

La masa y los ingredientes se sirven en un tazón, y así tienes delante de ti todo ordenado, fresco y a la vista. A continuación la masa y los ingredientes se mezclan a fondo para que todo se distribuya de manera uniforme. Después, con el teppan bien caliente, se añade un poco de aceite y se vierte la mezcla sobre la plancha.

Con unas espátulas metálicas se da forma de círculo a la mezcla y se le da la vuelta para que se cocine por el otro lado. Esta es la parte más difícil del proceso, ya que hay que asegurarse de que el okonomiyaki se ha cocinado lo suficiente. Pero vamos, para los cocinillas españoles, esto no es difícil, es parecido a dar la vuelta a una tortilla.

Ya cocinado se añaden el resto de los ingredientes. Y después se riega con las salsas por encima. Salsa de okonomiyaki y mayonesa, generalmente formando límeas en zigzag. Las virutas de bonito se colocan en el okonomiyaki con pinzas de madera y a causa del calor, parecen peces saltando, así que no te asustes si las ves bailar sobre tu okonomiyaki. Y para finalizar, pequeños copos de aonori, por encima.

Y nada más, solo queda comer. Absolutamente delicioso y económico. También hay restaurantes tradicionales donde te los prepara el chef, pero sinceramente, no es lo mismo. Podemos encontrar restaurantes que sirven okonomiyaki en todo Japón, pero sin duda, si hay una ciudad especialmente famosa por ello, ésa es, Hiroshima.

Por si quieres preparar tu paladar para esta delicia antes de viajar a Japón, ahora puedes probar este popular plato japonés en Madrid y en Barcelona. En Madrid, en la plaza de Olavide, en pleno barrio de Chamberí, Hanakura, es un restaurante que se ha convertido en punto de encuentro para muchos japoneses en la capital. Hanakura forma parte de una cadena de izakayas, bares o restaurantes japoneses de Tokio, muy populares para tomar algo después del trabajo, ahora, por fin, también en Madrid.
Y en Barcelona, en la calle Aribau, el restaurante Yamadori incluye la pizza japonesa en su carta.