GRECIA

Milos, una isla griega para disfrutar el verano

Playas de postal y pueblos con encanto y vistas al mar. ¿Qué más se puede pedir para disfrutar del verano?

 Milos, una isla griega para disfrutar el verano

Milos, una isla griega para disfrutar el verano Pixabay

Publicidad

STORIES

Si te digo Atenas, seguramente te venga a la mente la imagen de algunas ruinas griegas. Si te digo Santorini o Mykonos, es probable que te imagines casitas blancas de tejados azulados. Pero si te digo Milos, Milo o Melos quizá no tengas tan claro de lo que hablamos. Pues bien, se trata de una isla griega ideal para pasar el verano.

De ella podemos decir, antes que otra cosa, que es una isla pequeña y volcánica situada en medio del mar Egeo. Pero sus dimensiones son suficientes para que en ella se junten restos arqueológicos de diferentes épocas, tales como la bizantina, la romana, la helenística y la minoica.

Además, debes saber que en su costa podrás disfrutar de diferentes fenómenos geológicos, así como de calas no demasiado grandes, pero sí bastante pintorescas. En total en Milos hay más de 70 playas, aunque sin duda si debemos destacar solo una será la de Kleftiko. Hablamos de un lugar con rocas esculpidas por el viento que permite darse un chapuzón en un agua completamente cristalina. Pero no solo eso, sino que es allí donde se descubrió la Venus de Milos.

Sin embargo, ya hemos adelantado que Milos es un lugar idóneo para disfrutar del verano. Y eso es así porque hay otras calaa y playas con encanto repartidas por su costa. Por ejemplo la de Sarakiniko, que te hará sentir como si estuvieses caminando por la luna. Formada de roca blanca, con sus aguas color turquesa, Sarakiniko forma toda una estampa de postal.

Milos
Milos | Pixabay

Aunque para estampa de postal la que se dibuja en Klima, una calita en la que se levantan casas-embarcadero y desde la que se disfruta de una inolvidable puesta de sol cada tarde. Pero además de playas de ensueño, otro de los atractivos de Milos son sus pueblos de costa. Adamas, por ejemplo, es un conjunto de casitas blancas donde la nota de color la ponen las puertas y ventanas azules. De calles estrechas y encaladas y de restaurantes a orillas del mar.

Aunque debes saber que Pollonia no tiene nada que envidiarle, puesto que es uno de los núcleos urbanos de Milos más bonitos. Dulce, sencilla y coqueta. Así podríamos definir a esta localidad en la que apetece perderse durante horas, sentarse a tomar el fresco en cualquier rincón escondido, recorrer sus calles a paso lento y deleitarse con cada uno de sus pequeños detalles.

...

También te puede interesar...

5 islas mediterráneas poco conocidas para vivir un verano de escándalo

Viajestic » Destinos

Publicidad