EN EL ARCHIPIÉLAGO DE LAS COOK

EN EL ARCHIPIÉLAGO DE LAS COOK

Mangaia, la isla más antigua del Pacífico

Con 18 millones de años, este rincón solitario de la Polinesia Neozelandesa permite disfrutar de unas vacaciones en soledad. Prácticamente virgen, es única para observar ballenas, darse un baño en el Pacífico Sur o acercarse a las costumbres más ancestrales.

Viajamos a una antigua isla volcánica, un paraíso en el que perderse, poner un océano por medio con la civilización y disfrutar en soledad. Nos referimos a Mangaia, una isla de gran belleza que es, con 18 millones de años, la más antigua del Pacífico. De asombrosa belleza, en este rincón de las islas Cook podemos disfrutar de misteriosas cuevas, paisajes volcánicos, impresionantes acantilados y playas vírgenes.

La edad no es el único récord de Mangaia. Se trata también de la isla más austral y la segunda más grande de las Cook, un lugar lleno de leyendas y rincones diferentes que ha despertado el interés de geólogos y antropólogos de todo el mundo, que acuden a investigar de primera mano a esta isla de la Polinesia Neozelandesa en cuanto tienen la ocasión.

Claro que no es un lugar solo para científicos, sino también para turistas deseosos de unas vacaciones diferentes. Con una población de 500 habitantes y una extensión de 52 km2, Mangaia es el destino perfecto para no ver a nadie. De hecho, cuando se exploran los numerosos caminos que atraviesan el centro de la isla, es extraño cruzarse con alguien. Esto, sumado a que se trata de una isla que permanece prácticamente virgen, convierte a Mangaia en un lugar único.

Mangaia posee uno de los interiores isleños más bonitos de las Cook. Bordeada por un arrecife cercano, la dura caliza coralina o makatea rodea la isla y, en el centro, se eleva hasta los 70 metros de altura creando formidables acantilados que rodean una deprimida meseta central volcánica. Esta última permanece frondosa y fértil gracias a las corrientes subterráneas y los pequeños riachuelos que la atraviesan; y las vistas desde sus miradores son espectaculares.

Al igual que otras islas del sur, Mangaia alberga múltiples y fascinantes cuevas. Todas ellas tienen su misteriosa leyenda y pueden explorarse con un guía local. En ellas se esconden sorprendentes estalactitas y estalagmitas. Así, las expediciones a cuevas y las visitas culturales se suman al atractivo de esta isla de impresionante belleza. Además, entre julio y septiembre, se puede observar el majestuoso paso de las ballenas, una experiencia increíble, ya que nadan cerca del arrecife a muy poca distancia de la orilla.

El viernes por la mañana se celebra el mercado, atracción obligatoria para visitantes, donde artesanos locales muestran su artesanía fina: adornos de conchas hechos a mano y joyas, tallas de madera, coloridos pareos, bolsos de pandanus finamente tejidos, sombreros, abanicos y tapetes.

Para aquellos que quieran visitar la isla, ubicadas en un recóndito enclave de roca antigua en la costa noroeste, se encuentran las Villas Mangaia. Seis villas de estilo polinesio con impresionantes vistas de la laguna y el océano. Ofrecen un lugar ideal para observar ballenas durante la temporada de migración, así como para disfrutar de la playa. Cada una cuenta con un dormitorio y una moderna cocina totalmente equipada con encimeras de granito.

Más información:
Turismo de Islas Cook

Viajestic | @Viajestic | Madrid
| 11/02/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.