América Sur

América Sur

Madera artesanal y diseño en la Patagonia chilena

Un lugar donde la naturaleza es la protagonista

Arrebol Patagonia es un hotel que combina a la perfección los bosques y lagos de Puerto Varas, uno de los paisajes más preciados de América del Sur, con una arquitectura moderna y exclusiva. Construido con madera en dos módulos, las paredes interiores son de ladrillos de madera y otros paneles hechos por artesanos locales de forma tradicional. Este aspecto natural se combina con la energía geotérmica y con ventanas de eficiencia energética y un sistema de agua que reutilza el agua de lluvia y otro de procesamiento de los residuos. Arrebol Hotel tiene una especial preocupación por el medio ambiente y su entorno. Un espacio para descansar de la rutina de la ciudad, para reencontrarse con la naturaleza y disfrutar de la tranquilidad, decorado con artesanía, obras de arte y telas y lanas naturales. Frente al bosque y rodeado de cuatro árboles centenarios que forman parte del proyecto, está situado en la frontera sureste del lago Llanquihue, en la ciudad de Puerto Varas, en un sitio irregular, debido a los matorrales, barrancos y pequeños ríos. El edificio orientado hacia la ciudad y el lago está compuesto por dos volúmenes. Tiene dos plantas con habitaciones y un hall de entrada que se proyecta hacia fuera en una terraza panorámica. El hall está conectado con el bar del hotel, el restaurante y la sala de reuniones. Veintidós habitaciones, divididas en cuatro habitaciones suites y dieciocho superiores, con vistas al lago, la ciudad, el bosque y el horizonte. Decoradas con elementos propios de la zona, con detalles en madera y telas chilotas. Con wifi disponible en las áreas comunes. Con una  propuesta de alimentación sana y natural. Con verduras y alimentos naturales de cultivo propio, seleccionados por el chef y dos alternativas de menús. Productos del mar y cocina tradicional regional propia de la tierra. Todo en Arrebol Patagonia está dispuesto para satisfacer los sentidos. Reflejos, colores y rayos de sol al atardecer, la suave luz de la luna al amanecer. Sonidos poco habituales en la ciudad como el viento y la lluvia en las ventanas.  Un espacio único,  punto de partida ideal para recorrer lagos, volcanes, ríos o la misteriosa Isla de Chiloé. A pocos pasos del lago Llanquihue, uno de los lagos naturales más grandes de América del Sur y enfrente del pico nevado, de 2.652 metros, del volcán Osorno que domina  el paisaje. A día de hoy, uno de los volcanes más activos del mundo. La zona es estupenda para realizar actividades al aire libre como montar a caballo, pescar o emprender rutas de senderismo, así como explorar las pequeñas islas cercanas, un lugar único donde las tradiciones y las costumbres están muy arraigadas. Un destino muy especial para unas vacaciones en pareja.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.