Y es que a todo lo anterior hay que añadir una oferta cultural y de compras más que interesante completando así un cuadro magnífico en el que querrás colarte; una vez lo hagas, es decir, una vez estés en Lovaina ¿qué es lo que no te puedes perder?

Iglesia | Pixabay

Lo primero que tienes que tener claro es que eres tú quien tiene que perderse, Lovaina es una ciudad muy viva, te encantará pasear por sus calles, recorrer sus tiendas y sus mercados, descubrir su oferta de street food y sus fábricas de cerveza; además, si visitas esta ciudad entre el 5 de diciembre y el 5 de enero, tendrás también que visitar su mercadillo de navidad.

El Ayuntamiento gótico de Lovaina te dejará sin palabras, es una magnífica construcción del S.XV, allí encontrarás la oficina de turismo pero no esperes cruzarte con el alcalde ni con los concejales o funcionarios municipales, este edificio tiene únicamente una función ceremonial, es el símbolo de la ciudad pero la corporación del ayuntamiento se trasladó a un edificio más moderno hace unos 10 años.

Lovaina | Pixabay

La cerveza está tan unida a la ciudad de Lovaina como su propio Ayuntamiento gótico y por eso otra de las visitas obligadas en esta ciudad es un recorrido por la AB Inbev Brewery, para que te hagas una idea, a pesar de estar hablando de una ciudad pequeña, contaba a principios del siglo pasado con más de 30 firmas cerveceras.

Oude Markt es otra de las visitas imperdibles ¿por qué? porque pasa por ser el mayor bar de Europa… En realidad se trata de una plaza en la que hay unos 45 bares con sus terrazas, es el punto de encuentro clásico de la ciudad de Lovaina.

El Museo M es espectacular, se construyó en el año 2009 sobre un museo antiguo y alberga una importante colección de arte en que descubrirás magníficas piezas de la época gótica y también de arte moderno.

Mercadillo de Navidad | Imagen cortesía de Visit Flanders

La beatería de Lovaina, aunque está a las afueras de la centro histórico de la ciudad, merece una visita porque se trata de un lugar muy pintoresco: son unos 100 pequeños edificios en los que se distribuyen unos 300 apartamentos que son ahora propiedad de la Universidad y en los que viven en su mayor parte estudiantes y profesionales docentes e investigadores pero originalmente, allá por el S.XIII, se trataba de un hogar para mujeres semi-religiosas no casadas; pasear por estas calles es una experiencia particular porque en ellas confluyen la historia medieval representada por la arquitectura de los edificios y la vida actual que en ellos llevan los estudiantes y profesores.

Beateria | Pixabay

La biblioteca universitaria es también un edificio de interés, de hecho se habla en muchas ocasiones de Lovaina como la ciudad de la cerveza y los libros; y si quieres dar un toque natural a tu visita belga añade una visita al Jardín botánico de Kruidtuin.