Lo primero que hacemos al planificar un viaje sin un destino en concreto es comparar los precios para encontrar las mejores ofertas en vuelos y alojamiento, pero también hay que tener en cuenta el nivel de vida del país que se visita, como por ejemplo la gastronomía.

El portal Wimdu ha realizado un índice de precios que combina el precio medio de los apartamentos, la cesta del supermercado y los menús de restaurantes, tomando como referencia los valores medios de lo que un turista podría gastar en España. De esta forma se han encontrado los países más baratos en alojamiento y comida del mundo.