Asia

Asia

Llega el Gran Premio de Fórmula 1 de Japón

Viajamos a Suzuka, uno de los mejores circuitos de la Fórmula 1 actual

Nagoya es la cuarta ciudad más grande de Japón en la costa del Pacífico en la región de Chubu. En el centro de la isla de Honshu es la capital de la prefectura de Aichi. Y a 44 kilómetros se ubica el circuito de Fórmula 1 de Japón. Y no hay mejor lugar, ya que la ciudad es la capital japonesa de la industria automovilística. El circuito de Suzuka, en la provincia de Mie, está rodeado de bosques. Un lugar tranquilo y agradable alejado del bullicio de las grandes ciudades y donde hay varios santuarios escondidos en la montaña, en especial cerca de Siusawa. Y es en este circuito, donde se va a celebrar, el Gran Premio de Japón, los próximos 3 al 5 de octubre. Después de la gran carrera de Fernando Alonso en Singapur, y a pesar de su cuarto puesto, llega dispuesto a darlo todo. Veremos si Hamilton continua en primera posición en la clasificación. Un desafío llega a Suzuka. Nagoya fue destruida junto a sus edificios históricos en los ataques aéreos de 1945 y resurgió de sus cenizas restaurando los edificios principales, parques y jardines y recuperando su esplendor. Hoy está ciudad en el corazón de Japón es una de las principales zonas económicas e industriales del país. Símbolo de modernidad Nagoya destaca por sus atracciones turísticas y la belleza de su pasado reconstruido. Además de su espléndido castillo que data del Siglo XV y los tesoros de aquella época que se exponen en su torreón, de 48 metros de altura y siete plantas, hay un lugar realmente mágico especialmente ahora en otoño a las afueras de la ciudad. Después de admirar los kinsachis, o animales mitológicos con cabeza de tigre y cuerpo de carpa o delfín, dorados con oro fino que se salvaron del incendio durante la guerra y que hoy se alzan imponentes sobre el torreón del Castillo de Nagoya, hay que ir a Korankei,  un valle coronado por el Monte Iimori en el que destaca el templo de Kojakuji. En el siglo 17, el sacerdote jefe de Kojakuji plantó algunos árboles de arce a lo largo del templo, lo que animó a muchos vecinos a hacer lo mismo. Hoy en Korankei se puede disfrutar del mejor paisaje otoñal de todo Japón. Los mejores colores están a lo largo del río Tomoe. Túneles en tre los árboles, vistas sobre el río y puentes como el de Taigetsukyo que es el símbolo de Korankei. Nada más relajante entre carrera y carrera, naturaleza en todo su esplendor. Otro de los atractivos en Korankei es el pueblo de Sanshu Asuke Yashiki con casas antiguas y talleres para tratar de hacer algunas artesanías como cestas de bambú, sandalias de paja, pañuelos teñidos de añil y tarjetas con papel washi. De vuelta a Nagoya, los amantes de los astros disfrutarán en el  Museo de las Ciencias. Su característico globo gigante de plata alberga uno de los planetarios más grandes del mundo. Los programas en el planetario varían mensualmente y abarcan fenómenos astronómicos actuales. Si quieres conocer un poco más la cultura japonesa te recomendamos visitar el Santuario de Atsuta del Siglo II, uno de los más importantes de Japón y que alberga el Kusanagi-no-Mitsurugi , una espada que es uno de los tres tesoros sagrados que simbolizan el trono imperial. También es importante el Templo Nattaiji construido en 1904, pero que guarda en su interior una estatua de bronce con las cenizas de Buda ofrecidas por el Rey de Siam. El puerto de Nagoya, en la bahía de Ise, es uno de los puertos más grandes de Japón. Y el muelle Garden, se ha reconvertido en los últimos años en zona de ocio, con un gran centro comercial, uno de los acuarios más grandes de Japón con exhibiciones de mamíferos marinos como los delfines, orcas y ballenas beluga, y otras criaturasde cinco regiones acuáticas entre Japón y el Océano Antártico, un parque de atracciones con la noria más alta de la región, museos como el que alberga el rompehielos Fuji, el Museo de la Antártida o el Museo Marítimo de Nagoya y varios espacios verdes. Sin duda uno de los puntos de reunión y diversión de la ciudad Compras en un centro comercial único, Oasis 21, arquitectónicamente original y moderno parece una nave espacial. En la parte de arriba hay un estanque artificial, tiendas, restaurantes y entretenimiento como una pista de patinaje. También hay otros centros comerciales más tradicionales en las avenidas de Sakae. Y si te apetece encaramarte en los rascacielos para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad hay varias opciones. La Torre de la Televisión con una plataforma de observación instalada a 180 metros de altura con magníficas vistas panorámicas de los Alpes japoneses y de la bahía de Ise.  Mildland Square con su Sky Walk, por las tres plantas superiores del edificio de 46 pisos y que consiste en una plataforma exterior de observación. Y también en el último piso de las JR Central Towers.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.