Cairuán (Kairuán o Kaïrouan) es una ciudad situada unos 160 kilómetros al sur de Túnez capital, es una antiquísima ciudad fundada entorno al año 670 que suele formar parte de muchas rutas turísticas en este bello país mediterráneo pero por la que solemos pasar más rápido de los que nos gustaría ¿por qué? porque su importancia en el mundo árabe es, históricamente, tanta, que llegó a ser considerada la tercera ciudad santa del Islam tras la Meca y Medina, de hecho para muchos musulmanes es todavía hoy la cuarta ciudad santa del Islam después de la Meca, Medina y Jesuralén.

Mezquita. Kairouán | Pixabay

Lo primero que debes saber es que hubo un tiempo en el que sólo los musulmanes podían entrar en la ciudad, tal era su importancia religiosa, una importancia que se explicaba no sólo por el importante número de mezquitas que se distribuyen por la ciudad sino especialmente por la imponente presencia de la Gran Mezquita de Cairuán, la Mezquita de las Tres Puertas y los importantes vestigios de su recinto amurallado; por todo eso Cairuán es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1988; como curiosidad, te gustará saber que esta ciudad tunecina está hermanada con Córdoba.

Kairouán | Pixabay

Sólo visitar el casco histórico de la ciudad y los puntos emblemáticos que la convierten en Patrimonio de la Humanidad te llevará más tiempo del que sueles disponer en las múltiples rutas turísticas que se organizan en Túnez cada día y eso no es lo peor, lo peor es que necesitarás tiempo extra pero una vista ineludible en Cairouán: sus zocos, tienen más de 6 siglos de antigüedad y en ellos te enamorarás de la cuidada artesanía local, desde la cerámica al cuero y las joyas pasando muy especialmente por los tapices y las alfombras y es que la tradición en la confección de alfombras y tapices en este lugar de Tunez es muy importante.

Alfombras y tapices, Kairouán | Pxhere

Además no debes asustarte, en los zocos están tan preparados para servir a los turistas que, tras el inevitable regateo, no será necesario que cargues con tu alfombra a cuestas, ellos mismos te la envían a casa.