América Norte

América Norte

St. John Island, una de las islas vírgenes de Estados Unidos

La belleza natural más impactante del Caribe

St. John es una espectacular isla que forma parte del archipiélago de las Islas Vírgenes en el Mar Caribe. Con unas playas excepcionales, se encuentra muy cerca de otras islas como St. Thomas, Jost Van Dyke, Tortola, Virgen Gorda, Peter Norman, Cooper, Beef, Cay Frenchman, Eustatia, Necker, nopal, Agua y Anegeda. St. John es la isla más pequeña de todas y un 60% de su área es un parque nacional inmaculado. Se dice de ella que es lo más lejano que se puede llegar de la civilización. Una visita a St. John es un destino especialmente recomendado para aquellos que buscan un verdadero escape. En Cruz Bay Town amarran los ferries para descubrirnos una isla llena de restaurantes, tiendas, casas, condominios, hoteles, casas de huéspedes, proveedores de equipos de deportes acuáticos, bares, empresas de alquiler de barcos, tiendas frente al mar, y otros puntos turísticos de enorme belleza. Techos de colores terra cotta baldosas, que fluyen junto al agua, pasarelas cubiertas de azulejos, los edificios y las persianas del Caribe de colores vibrantes, buganvillas e impresionantes vistas de una de las bahías más espectaculares del mundo nos saludan al llegar a la mejor de las tres Islas Vírgenes de los Estados Unidos. En Coral Bay, un pueblo de pescadores aislado, más restaurantes, bares, lugares para alojarse y tiendas. A tan solo 20 minutos de Cruz Bay en coche, taxi o autobús, esta pequeña aldea es una visita obligada de la isla paradisíaca. Pero hay otros puntos de interés turístico. La Plantación Annaberg. En el siglo XVIII, las plantaciones de azúcar salpicaban las colinas escarpadas de la isla. Los esclavos y los daneses y holandeses libres trabajaban duro para cosechar la caña que se utilizó para crear el azúcar, la melaza y el ron para la exportación. Construida en la década de 1780, la plantación restaurada parcialmente en Leinster Bay es una visita muy interesante. De vez en cuando es posible veruna demostración de la vida-la historia. La Ruinas de Catherineberg. Un magnífico ejemplo de una fábrica de azúcar y ron del siglo XVIII, hay una bóveda de almacenamiento debajo del molino de viento. En la revuelta de esclavos de 1733 Catherineberg sirvió como sede para los guerreros de Amina, una tribu de africanos que habían sido capturados como esclavos. Playa Canela. Esta larga playa de arena, frente a hermosos cayos, se ubica en el campamento del parque nacional. Se pueden alquilar equipos de deportes acuáticos. Hay un excelente punto de buceo a la derecha. Por las tardes en Cinnamon Bay puede hacer mucho viento, algo que agradecen los amantes del windsurf, así que si quieres tomar el sol en la arena es mejor llegar temprano. Hay dos interesantes  rutas de senderismo en Cinnamon Bay, un sendero natural que recorre el bosque y pasa por un viejo cementerio danés, y un sendero empinado que se inicia cuando la carretera gira pasadas unas ruinas. La Playa de Lameshur. En la costa sureste y bastante alejada, esta playa es ideal para perderse en soledad.  Es un lugar ideal para practicar buceo y espiar a algunos pelícanos. La playa cuenta con un par de mesas de picnic, parrillas oxidadas, y un baño portátil. Las ruinas de la antigua plantación están a cinco minutos a pie por un camino. Buenas rutas de senderismo, incluyendo una caminata hasta la montaña de Burdeos. Trunk Bay. Es probablemente la playa más hermosa y una de las más populares de las Islas Vírgenes de EE.UU. El Parque Nacional conserva un recorrido submarino para practicar snorkel con señales submarinas que proporcionan información interesante. Hawksnest Bay. Vale la pena detenerse aquí, un poco más allá del mirador de Hawksnest Bay, hay excelentes vistas de St. John, St. Thomas y las Islas Vírgenes Británicas. El promontorio plano es un antiguo molino de azúcar. Reef Bay Trail. Esta es una de las mejores excursiones de St. John, pero tienes que estar en buena forma física y dejarte acompañar por un guardabosques para sacarle mayor partido. Los guías identifican árboles y plantas mientras vas bajando y te cuentan la historia de Coral Bay Plantation. Conocerás los petroglifos en las rocas en la parte inferior de la pista y un sendero lateral que lleva a Greathouse una plantación  destruida pero que mantiene intacta su antigua belleza. Hay un barco que te lleva desde la playa de Coral Bay de nuevo al centro de visitantes del parque y que te ahorra el camino cuesta arriba de vuelta. Puedes reservar este viaje en la tienda de Park, en Mongoose Junction. Naturaleza, playas de arena blanca, aguas de color azul turquesa, un pequeño paraíso ideal para parejas amantes de los lugares más recónditos.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.