Israel se encuentra en Oriente Próximo, en la ribera sudoriental del mar Mediterráneo. Limita al norte con el Líbano, con Siria, Jordania y con Palestina al este, con la Franja de Gaza al oeste y con Egipto y el Mar Rojo al sur. Para conocer un poco porque han recibido tantos turistas, vamos a hacer un pequeño recorrido por su capital: Jerusalén y en concreto por la Ciudad Vieja.

Jerusalén es la capital de Israel y la ciudad más poblada. Sus asentamientos más antiguos son del siglo V a. C. y es una de las ciudades más antiguas del mundo; tiene además un profundo sentimiento religioso para el cristianismo, el judaísmo y el islam. Se sitúa en los montes de Judea, entre el mar Mediterráneo y la ribera norte del mar Muerto. La Ciudad Vieja ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.

Vamos a conocer alguno de los lugares imprescindibles en la Ciudad Vieja.

El Muro de las Lamentaciones

Es uno de los muros de contención del Monte Moriá y forma parte de la Explanada de las Mezquitas, es uno de los vestigios - según la leyenda- del Templo de Salomón, derruido por las tropas romanas. Es habitual ver a la gente rezar y lamentarse contra sus muros –un espectáculo conmovedor aunque no se profese ninguna religión-. Hombres y mujeres rezan por separado y es tradición introducir, entre las rendijas de adobe, un papel en el que se ha escrito un deseo y rezar para que éste se cumpla.

Ciudad Vieja | Israel

La Explanada de las Mezquitas

Es una explanada de 15 hectáreas que se encuentra en la Ciudad Vieja y es uno de los lugares sagrados más disputados del mundo. Para la tradición judía fue el lugar en el que se llevó a cabo el sacrificio de Isaac y para los árabes es el tercer lugar santo en el Islam –por detrás de La Meca y Medina-, ya que es aquí donde ascendió Mahoma a los Cielos. Los judíos no pueden acceder para rezar pero si pueden acceder en calidad de visitantes. Un lugar en el que se nota mucho la diferencia y el enfrentamiento entre las distintas religiones.

Santo Sepulcro | Israel

El Santo Sepulcro

La Iglesia del Santo Sepulcro es un santuario religioso en el lugar exacto donde según los Evangelios se produjo la crucifixión, sepultura y posterior resurrección de Cristo. Está datada en torno al año 30-33 d.C. y se encuentra en la confluencia entre la zona judía y la zona musulmana de Jerusalén. En este santuario se encuentra el Sepulcro de Jesús, la piedra donde fue ungido antes de ser sepultado y el aljibe donde fue encontrada la cruz tres siglos más tarde. Y es también el lugar dónde Cristo resucitó a los tres días, es por ello que tiene una importancia religiosa y de peregrinación para todos los cristianos.

La Vía Dolorosa | Jerusalén

La Vía Dolorosa

Esta calle de la Ciudad Vieja es también un importante lugar de peregrinación; recorre el camino que Jesús realizó, cargando con la Cruz, hasta su Crucifixión. En ella se encuentran 9 de las 15 estaciones del Vía Crucis –convenientemente señaladas y traducidas a varios idiomas- ; las 6 restantes están dentro de la Basílica del Santo Sepulcro.

Israel | FITUR

Callejear por la Ciudad Vieja

Es imprescindible un paseo por las laberínticas calles de la ciudad que están llenas de puestos callejeros y tiendecitas con distintas especialidades. En la Vieja Jerusalén hay cuatro barrios: el armenio, el judío, el musulmán y el cristiano y el paso entre ellos es un trayecto físico muy pequeño, pero las diferencias que se aprecian son sustanciales. Caminando por sus calles notaremos la diferencia de culturas y religiones en apenas unos metros.

Ya fuera de la Ciudad Vieja, es “obligatorio” acercarnos a El Monte de los Olivos y a El Museo del Holocausto; pero lo dejaremos para una próxima ocasión.