Viajestic » Destinos

DESTINOS DE CINE

Finse, la estación de tren que se convirtió en el planeta Hoth de ‘Star Wars’

Muchos fans de la película acuden a este pueblo remoto de Noruega para protagonizar su propia batalla de ‘El imperio contraataca’, cubierto de un manto de nieve.

Publicidad

Sergio Cabrera | Madrid
| 30.05.2015 16:09

El próximo diciembre está previsto el estreno mundial del séptimo capítulo de 'La guerra de las galaxias', que ha sido bautizado como 'El despertar de la Fuerza'. Ambientado 30 años después de 'El retorno del Jedi', volverá a contar con Harrison Ford o Mark Hamill en el reparto. Para abrir boca, son muchos los fans que han decidido planificar sus vacaciones siguiendo las localizaciones previas de las películas anteriores, entre ellas la clásica 'El imperio contraataca'.

En el quinto episodio de la saga tiene lugar una importante batalla en el planeta nevado de Hoth, perteneciente al sistema solar del mismo nombre, con temperaturas de -32 ºC durante el día y -60 ºC de noche. Aunque muchas de las escenas fueron rodadas en un estudio, los exteriores necesitaron de un lugar donde la nieve y el frío fueran constantes, o al menos durante buena parte del año. El lugar elegido fue un pequeño pueblo en el interior de Noruega: Finse.

A medio camino entre Oslo y Bergen, es fácil llegar hasta aquí porque se encuentra en pleno recorrido del tren que une ambas ciudades noruegas. Así, su estación, pequeña, apenas una casa típica de madera y vivos colores, es el epicentro de las aventuras de muchos fans que acuden aquí durante los meses de primavera para poder emular las aventuras de sus héroes sin, por ello, perecer en el frío invierno.

Finse no tiene carreteras, es el tren la única vía de acceso, aunque en verano sí que se habilita la vía del antiguo tren Rallarvegen para que se pueda caminar o montar en bici en ella. Esta comunica Hol, en la comarca de Buskerud, con la de Ulvik, a la que pertenece Finse, toda una vía verde que está más pensada para amantes de la naturaleza que para cinéfilos, pues ya no queda apenas nieve.

Durante el invierno y los primeros meses de primavera, es muy popular acudir hasta aquí a practicar deportes como el esquí de fondo, el cross a través sobre nieve o el salvamento deportivo en nieve. Eso sí, todos han de procurar antes conseguir habitación en el hotel Finse 1222, el único que hay en la zona, además de un hostal y algunas casas privadas de alquiler.

El Finse 1222 tiene su encanto. Es un hotel de montaña con más de 100 años de antigüedad, 43 habitaciones y capacidad para 143 personas. Tiene su propia panadería, que funciona a diario para organizar suculentos desayunos, así como un bar y una pequeña discoteca llamada Boggi’n. Además, es la confitería de Finse, pues es allí donde se pueden comprar todo tipo de golosinas.

Para visitar las localizaciones no hay que ir muy lejos, pues muchas fueron alrededor del hotel y la estación. Para otras, en cambio, es aconsejable contratar a un guía que, de paso, nos pueda contar historias acerca de las escenas filmadas allá (se puede contratar a través de la web del hotel).

Los paisajes son dignos no solo de aparecer en una de las sagas más importantes de la historia del cine, sino de cualquier álbum de paisajes hermosos que se precie. Además, hay que tener en cuenta que estamos en la estación de tren a mayor altura de Noruega, a 1.222 metros sobre el nivel del mar (de ahí el nombre del hotel). Como curiosidad, hay que indicar que fue aquí, en Finse, donde la expedición de Scott entrenó antes de intentar llegar al Polo Sur.

Aventuras, espaciales y románticas, en una estación perdida en la mitad de Noruega.

Más información:
Turismo de Noruega
Hotel Finse 1222

Publicidad