América Norte

América Norte

Ellis Island, la puerta de la esperanza

No se puede entender la historia de la emigración a Estados Unidos sin esta pequeña isla de Nueva York

Dicen las estadísticas que uno de cada tres americanos, más de 100 millones, son descendientes de emigrantes que llegaron en barcos de vapor y entraron en el país a través de la Isla de Ellis. Un pequeño trozo de tierra, situado casi al lado de la estatua de la Libertad, que se convirtió en una isla de esperanza para millones de personas que dejaban atrás el Viejo Mundo para mejorar sus condiciones de vida en América, la tierra de las oportunidades. Annie Moore, una adolescente irlandesa que viajaba con sus dos hermanos e iba a reunirse con sus padres, se convirtió en la primera persona registrada el día que Ellis abrió sus puertas, el 1 de enero de 1892. El último sería el noruego Arne Peterssen, en 1954. Entre estas dos fechas más de 12 millones de pasajeros, la mayoría europeos de cualquier nacionalidad, cargados con sus fardos atravesaban la vasta sala de la aduana y eran sometidos a exhaustivas inspecciones médicas. Enfermedades contagiosas o mentales, un pasado delictivo o la falta de recursos económicos eran motivos suficientes para ser rechazado y enviado de vuelta a su país, aunque solamente un 3% fue deportado. Debido a la continua llegada de emigrantes agrandó sus extensión gracias a la tierra de las obras del metro de la ciudad. Además del pabellón principal donde se realizaban los controles se fueron añadiendo otros como el hospital donde se atendía a los que llegaban enfermos, otro edificio para enfermedades infecciosas, una gran instalación dormitorio y, por supuesto, el puerto. Tras su cierre cayó en un lento deterioro para renacer convertido en el Museo de la Inmigración. Durante el recorrido por el edificio principal se pueden observar fotografías, documentos, cartas, objetos personales o el archivo completo con los datos de todas las personas que pasaron por allí. Si algún descendiente de estos inmigrantes quiere rastrear su pasado familiar no tiene más tomar el ferry en Battery Park y buscar su apellido en el registro del archivo.  

Viajestic | Viajestic
| 28/02/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.