Nuba nos reserva toda una aventura para esta Semana Santa, un viajes único a la exótica Marrakech y al desierto de Agafay. Una travesía en todoterreno por la arena, alojamientos con encanto y un divertido campamento de jaimas. 4 días en total para que tus hijos tengan la oportunidad de vivir una aventura de lo más original.

El viaje comienza con un vuelo a Marrakesh. Llegada y recepción en el aeropuerto con traslado privado a un hotel situado a 10 kilómetros del centro y tiempo para explorar a nuestro aire la vibrante plaza de Jemaa el Fna, tomar té moruno y disfrutar de la noche en una terraza en el bullicio de la noche.

El segundo día y después del desayuno, saldremos en dirección al interior, al Marruecos más tradicional para conocer la cultura bereber. Viajaremos en todoterreno hacia la zona montañosa del Atlas, con el  monte Toubkal de 4.168 metros como telón de fondo, la cima más alta del país.  Pasaremos por pueblos y aldeas bereberes construidas en adobe y piedra, subiendo hasta el pueblo de Moulay Ibrahim, lugar de peregrinación, para continuar después a través de la meseta del Kirk con las cumbres nevadas del Atlas de fondo.


Comeremos en el lago Takerkoust y daremos después un paseo en buggies para explorar los alrededores.
Seguiremos después la ruta hacia un campamento en el desierto de Agafay para cenar y tomar té al lado de la hoguera.

En el campamento nos alojaremos en tiendas con baño privado con ducha de agua caliente. Imagina la cara de tus hijos. Sin duda una aventura bajo las estrellas en pleno desierto.

A 40 kilómetros de Marrakesh, la Ciudad Roja, el campamento nómada de Scarabeo Camp nos brindará un alojamiento de lo más original. Jaimas equipadas con todo lujo de detalles, con un servicio impecable y una cocina regional irresistible, un lugar mimetizado con el entorno donde acampar se convierte en un verdadero privilegio.



Con actividades para los más pequeños y una ruta en todoterreno hasta el monte Toubkal. Una noche en jaimas ubicadas en mitad del desierto de Agafay, una experiencia que tus hijos jamás olvidarán.

Al día siguiente saldremos hacia Tahanoute para pasar el día en el Ecolodge Terres D’Amanar. Y aquí viene lo bueno para los más pequeños. Después de un paseo en calesa de caballos nos adentramos en "Accropark" en pleno bosque con diferentes actividades como tirolinas o puentes aéreos, y después paseos en burro, poni o dromedario. Se lo van a pasar en grande. 


Por la tarde regresaremos a Marrakech para cenar en el hotel.

El último día, podemos recorrer el zoco de la ciudad y disfrutar de la plaza pero por el día, con su paisaje diurno con encantadores de serpientes, aguadores, músicos, magos, charlatanes y demás personajes curiosos, los que hacen única a esta plaza. Acompañados por un guía la mítica plaza de Jemaa el Fna nos descubrirá sus secretos. 
Por supuesto, traslado al aeropuerto para regresar a Madrid. Un viaje maravilloso para toda la familia de la mano de Nuba.