Europa

Europa

¿Dónde está el pueblo de Popeye?

Tras el estreno de la película, en 1980, Disney decidió no derribar este colorido pueblo...

Hay lugares que, sin buscarlo, se convierten en escenarios de películas. Ciudades que son el telón de fondo de aventuras, persecuciones, romances e incluso catástrofes naturales en la gran pantalla. Pero también ocurre lo contrario, de forma inversa hay escenarios creados únicamente para películas y sets de rodaje que, por diferentes motivos, acaban volviéndose reales. Traspasar la barrera ficción-realidad no es tan difícil como parece. Un claro ejemplo es Popeye Village, el set de rodaje que se utilizó para filmar la película Popeye, estrenada en 1980. Disney invirtió en la creación de este pueblo ficticio mucho tiempo, madera, troncos traídos desde Holanda, pintura, un gran trabajo de profesionales e incluso un rompeolas para proteger el set de las mareas durante el rodaje. El resultado fue increíble, un llamativo pueblecito costero en el cual, si el personaje de Popeye hubiese existido de verdad, podría haber vivido perfectamente. Popeye Village se encuentra en la parte norte de la isla de Malta, a muy poca distancia de la turística playa de Mellieha. Desde lejos, parece un pueblo más de pescadores pintoresco, anclado en Anchor Bay, una pequeña cala con aguas turquesas casi cristalinas. Pero lo cierto es que estas originales casas de madera no se fueron creando poco a poco, sino que completaron el paisaje de la isla únicamente para la película musical, se construyeron durante los últimos 7 meses de 1979. Este lugar es la visita perfecta para un día en familia, con niños o mayores, ya que está abierto durante todo el año y cuenta con un montón de atracciones y actividades lúdicas. Además, al entrar en Popeye Village, son los propios personajes los que reciben a las familias, creando un divertido ambiente temático que cambia según la época del año que sea. En este pueblo se juega e incluso se celebran bodas. Cada detalle recuerda a la película, protagonizada por Robin Williams y Shelley Duvall. Y traslada a un mundo que parece sacado de la tira cómica “Thimble Theatre” que Elzie Segar creó en 1929. En ella apareció por primera vez el entrañable personaje de Popeye, un marinero tuerto al que le encantaban las espinacas. Él, Olivia, el malvado capitán Bluto e incluso el bebé Cocoliso se pasean por las calles de Popeye Village, como si fuera un parque temático. En esta localidad maltesa se puede visitar la cabaña de Popeye, realizar todo tipo de actividades en la Escuela Náutica –como aprender a hacer nudos marineros o el significado de los signos y banderas que utilizaban en las embarcaciones-. También se puede entrar en el Anchor Lodge, una casa donde están los elfos que ayudan a hacer juguetes a Papá Noél, la panadería, la oficina de correos, la casa del zapatero y la casa de Bluto. Además, hay tiendas, un museo de Popeye y una tienda de juguetes. Algunas de las actividades se llevan a cabo en la piscina, algunos espectáculos tienen lugar en la Plaza de Armas y se pueden dar paseos en barco de unos 20 minutos de duración. Los mayores podrán degustar vinos en el interior de la bodega o bien en la terraza mientras disfrutan de las bonitas vistas de la bahía. Sin duda, un plan mágico que se puede combinar perfectamente con una visita al resto de la isla de Malta. Popeye Village es un pueblo más del Mediterráneo, tranquilo, divertido y lleno de anécdotas del rodaje que tuvo lugar en él hace ya más de 30 años.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.