UNA CASA MINIMALISTA EN EL CAMPO

UNA CASA MINIMALISTA EN EL CAMPO

Diseño para perderse en el Alentejo

Vacaciones en una finca familiar de lujo en el Añentejo

Casa No Tempo es una de esas casas que han perdurado en el tiempo durante generaciones. Una de esas casas familiares que han sido cuidadas con cariño para que la puedan disfrutar las nuevas generaciones. Entre el pasado y el futuro, aún conserva el encanto del paso del tiempo entre sus paredes, en un entorno tranquilo, lejos del bullicio de la ciudad y de las prisas de la rutina diaria. Una finca en el campo donde desconectar y disfrutar de verdes prados e interiores minimalistas.

Renovada por el arquitecto Manuel Aires Mateus, Casa No Tempo es hoy uno de esos alojamientos rurales maravillosos en los que perderse. Un precioso refugio en blanco, de estilo rural pero contemporáneo, donde uno puede buscar de nuevo la esencia de la vida rodeado de  naturaleza. Abierta a la inmensa propiedad que la rodea, respeta el medio ambiente y recupera el paisaje a través de grandes ventanales desde cada una de sus habitaciones. Habitaciones de paredes blancas, bañadas por el sol.

Presenta suelos pavimentados con bloques de arcilla locales y una cocina totalmente equipada e integrada en una preciosa estructura de mármol blanco, abierta al comedor. Con una mesa delante de una enorme ventana con vistas a la piscina exterior y un amplio y luminoso salón en el que destacan los sofás blancos y una hermosa chimenea de esquina. La casa dispone de cuatro espaciosas suites decoradas con ropa de cama moderna y muebles de madera local, y todas con duchas y aseos de azulejos hechos a mano.

El jardín es simplemente evocador, con árboles, pastos, campo silvestre, dos presas, cinco estanques, arroyos y riachuelos en los que perderse. Con senderos entre piedras de granito que invitan a explorar el acogedor y maravilloso entorno de esta finca familiar. En la zona de la piscina, las sombrillas están hechas con viejas velas de barcos y hay cómodas hamacas en las que tomar el sol y relajarse. Una piscina verdaderamente mágica con vistas interminables.

Alentejo es la zona más auténtica y virgen de Portugal, famosa por sus paisajes y la tranquilidad. La casa dispone de bicicletas y se puede también pescar en los embalses o reservar paseos o clases de equitación.

En la finca hay vacas, ovejas, cabras, se pueden recoger huevos frescos del gallinero, y también hay patos, pavos reales y perros. Y si te apetece puedes compartir las actividades agrícolas, hacer picnics alrededor de los lagos o de los arroyos, y descubrir los productos agrícolas que se elaboran o producen en esta granja familiar. Como la miel, el queso de cabra, la carne orgánica, los huevos, aceite de oliva, corcho, mermeladas, verduras. Y, al anochecer, son las estrellas las que ganan protagonismo cuando las luces se apagan. El Alentejo tiene uno de los cielos menos contaminados de Europa.

Más información:
Casa No Tempo se puede alquilar en temporada alta por 600 euros al día con una estancia mínima de 7 días, los meses de junio, julio y agosto; y en temporada baja por 500 euros al día con una estancia mínima de 3 días, de septiembre y hasta final de mayo. Está a tan solo 1 hora al sur de Lisboa, en Montemor o Novo, en el Alentejo portugués, y muy cerca de la histórica y fascinante ciudad de Évora, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 
Casa No Tempo

Marta Rivas | @rivascmarta | Madrid
| 27/07/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.