Es curioso. Hay viajeros de todo tipo, cada uno tenemos una motivación para ir a uno u otro lugar, pero hay algo que se repite en casi todos los casos: Australia es el destino soñado por excelencia. Una realidad perfectamente entendible, y es que el país lo tiene absolutamente todo y posee ofertas para todo tipo de viajeros. El único problema que solemos encontrar aquí es la distancia. Australia se encuentra prácticamente en la otra punta del globo, lo que hace que viajar hasta allí tenga unos costes que no todo el mundo se puede permitir. Ahorrar siempre es la clave, pero mientras tanto… ¿Qué podemos hacer para calmar nuestras ganas?

Tenemos la solución y, aunque te parezca mentira, está mucho más cerca de lo que imaginas. Tan cerca como Irlanda. Allí, a unos kilómetros del Condado de Dublín, nos topamos con la Isla de Lambay. Una pequeña isla privada que tiene mucho en común con Australia, tanto que te hará sentir como si estuvieras en el país con el que tanto sueñas, todo ello sin que tu bolsillo se resienta demasiado y sin tener que pasar un día en un avión.

Lambay Island | Lambay Island

Además de que presenta un clima similar al de zonas como Tasmania, es la presencia de unos curiosos animales lo que hace que los visitantes de la Isla de Lambay se sientan en Australia por momentos. Una comunidad de unos 100 ualabíes ha hecho de esta pequeña isla su hogar y se ha convertido en una de sus principales atracciones, hasta el punto de ser el motivo por el que muchas personas deciden conocer Lambay.

Estos marsupiales, que a simple vista se parecen mucho a los canguros, pero que no llegan a ser tan grandes como ellos, llegaron a la isla gracias a la familia dueña de la misma. Los Baring siempre se han considerado amantes de la naturaleza y de todas las especies existentes de animales y a lo largo de los años han intentado introducir algunas de estas en la Isla de Lambay. Aunque no todos estos intentos han funcionado, el de los ualabíes, llevado a cabo por Rupert Baring, fue todo un éxito, hasta el punto de que ahora viven en total libertad y están completamente adaptados a la isla.

Lambay Island | Lambay Island

Aunque, como decimos, se trata de una isla privada, son muchos los tours que se ofrecen para visitarla y para interactuar con estos ualabíes. Durante un día, y sin haber viajado demasiado, sentirás que te has trasladado hasta Australia. Y es que prácticamente nadie imagina que en Irlanda, a la vuelta de la esquina, tengamos la oportunidad de ver cara a cara estos animales en libertad. ¿Te lo vas a perder? Es el momento perfecto para viajar allí, antes de que los turistas nos convirtamos en los dueños de la tranquila Lambay.