Viajestic » Destinos

Parques de Japón

Descubre el Hitachi Seaside Park, un 'mar' de flores en Japón

Japón está repleto de parques con muchas flores que merecen una visita sobre todo en primavera. Y uno de ellos es el Hitachi Seaside Park, que bien podríamos decir que es un mar de flores por su color azul.

Japón

Pixabay Japón

Publicidad

Japón es un país que destaca, entre otras cosas, por sus parques repletos de flores. Es habitual ver imágenes de sus cerezos en flor, pues las estampas que crean estos allí abundantes árboles con sus flores rosas son preciosas. Sin embargo, además de parques en los que hay cerezos, Japón cuenta con muchos otros parques en los que ver la floración de otras especies de plantas. Y uno de ellos es el Hitachi Seaside Park.

El Hitachi Seaside Park o Parque costero de Hitachi se encuentra al sudeste de Japón, junto al océano Pacífico. En él hay plantadas millones de flores, que se extienden en amplias zonas y que florecen por temporadas a lo largo del año. Así, si se visita sobre todo en otoño el parque será de color rojo por la floración de las coquias. Y también se puede ver la floración de girasoles, margaritas o de los tulipanes, de estos últimos si se acude al parque a principios de abril.

Japón | Pixabay

Pero sin lugar a dudas, una de las floraciones más extensas (por el terreno que ocupa dentro del parque) e importantes es la de las nemophilas. Esta comienza a finales de abril y se alarga hasta mediados o finales de mayo. Y durante este periodo de tiempo el Hitachi Seaside Park se convierte en algo así como un mar de flores. Las nemophilas son unas flores redondas, con el centro de tonos blancos y los pétalos de diferentes azules, en su mayoría claros. El azul de estas flores, eso sí, es más intenso cuando comienza la floración. Poco a poco, a medida que van pasando los días, el azul se va apagando y tornándose más pálido.

Así pues, lo mejor que se puede hacer si se quiere ver a las más de 4 millones de nemophilas del Hitachi Seaside Park en flor, es ir cuando la floración comienza. Es cuando se puede observar el monte Miharashi vestido realmente de gala con el manto de flores en su máximo esplendor. Las vistas desde el monte son muy bonitas, porque no solamente hay un mar de flores sino que éste contrasta con el verdadero océano. Pero además de esto, se puede disfrutar en dicho parque de otras zonas ajardinadas o del pequeño parque de atracciones de su interior.

Publicidad