Nueva Zelanda es un país que levanta pasiones entre los amantes de la naturaleza, del rugby y de los aventureros. Ha sido hace relativamente poco, cuando se ha popularizado (al menos entre los españoles) la relocación o “relocation” de auto caravanas o furgonetas. Esta modalidad de viaje permite recorrer el país de una forma más económica, y hacer el road trip de tus sueños.

Por ejemplo, alguien en sus vacaciones alquila una autocaravana en Auckland y recorre el país, devolviéndola en la oficina de Christchurch. Pero el vehículo debe volver a su oficina original, entonces las compañías de alquileres ofrecen precios más que atractivos (hay compañías que las alquilan por 1 dólar neozelandés al día) para que otra persona la pueda alquilar y devolverla en Auckland, lista para siguiente cliente.

Caravana | Pexels

Esto está muy bien, porque los vuelos a Nueva Zelanda no son baratos, y poder ahorrar dinero en el alquiler de la caravana es toda una ventaja. Eso sí, hay ciertos condicionantes que debemos de tener en cuenta antes de alquilar la furgoneta o caravana para hacer la relocación. La gasolina, aunque algunas empresas pueden ayudar a llenar el depósito, lo normal es que seamos nosotros mismos quienes tengamos que hacernos cargo de este gasto.

El kilometraje, en algunos casos lo limitan, por lo que no dejan mucha libertad para desviarnos y descubrir otros parajes. Para volver de Christchurch (en la isla sur) a Auckland (en la isla norte) hay que tomar un ferry, cuyo importe no tiene por qué estar incluido en el precio que hemos pagado por el vehículo. Lo más habitual es que nosotros tengamos que pagarlo.

Caravanas | Pexels

Es aconsejable contratar el seguro a todo riesgo, obviamente si conseguimos la autocaravana por un dólar neozelandés al día, no va a estar incluido. El costo del seguro suele rondar los 20 dólares neozelandeses al día, unos 12 euros, que no es abusivo en absoluto. Podríamos decir que el alquiler más el seguro podrían salir a menos de 15 euros por día.

Hay más opciones de “relocation” desde el sur hacia al norte que al revés. Este detalle es bueno tenerlo en cuenta a la hora de reservar los billetes de avión. Por lo tanto, sería conveniente contactar con varias compañías que ofrezcan este servicio, ver la disponibilidad de la que disponen, y luego reservar los vuelos. En caso de que queramos ampliar el tiempo de alquiler de la autocaravana debemos comunicarlo con antelación, pues es muy probable que si no decimos nada, nos encontremos con que el vehículo ha sido reservado y disponemos de días limitados para usarlo.

Nueva Zelanda | Pixabay

A pesar de estos condicionantes, nuestro viaje a Nueva Zelanda resultaría mucho más barato, y podríamos visitar sitios que de otra forma sería casi imposible. Y por supuesto disfrutar de un auténtico road trip por las antípodas.