Cuando piensas en Estados Unidos, rápidamente te imaginas grandes ciudades, rascacielos y quizás alguno de sus parajes naturales más famosos. Sin embargo, esto no es todo y de hecho, hay ciertas comunidades que han decidido dejar estas modernidades de lado para continuar con una vida rural y a la antigua usanza.

Este es el caso de los amish, una población que ha decidido vivir de manera sencilla, rechazando las nuevas tecnologías y disfrutando directamente de lo que la naturaleza les ofrece. Uno de sus grandes asentamientos y de los más visitados por el turista se encuentra en Lancaster, pero no es el único. De hecho, podemos encontrar esta minoría en otros lugares de Estados Unidos y también en otros países, como Canadá.

Si quieres visitarlo en tu viaje por la Costa Este de Estados Unidos, con una conexión fácil con Nueva York o Washington, o si simplemente quieres tener más información de ellos, estas son algunas de las cosas que debes saber.

Amish | Pixabay

1. Las costumbres que han decidido mantener y por las cuales se rige su vida corresponden al siglo XVII, ya que para ellos el avance tecnológico no es algo bueno ni de lo que alegrarse.

2. Son muy religiosos, pertenecientes al cristianismo pero la mayoría a la corriente anabaptista. Siguen el Nuevo Testamento y defienden la vida sencilla, así como la paz en la comunidad.

3. Los trabajos que desempeñan tienen que ver con la agricultura, la ganadería u otras ocupaciones manuales, como carpintería o artesanías. De hecho, muchos de los productos que crean los venden en otras ciudades que no son amish.

4. Olvídate de ver cualquier tipo de tecnologías: no hay móviles, televisores ni ordenadores. De hecho, ni siquiera hay coches, sino que los desplazamientos los realizan en carrozas tiradas por caballos.

5. En Láncaster se encuentra la segunda comunidad más grande de EEUU, detrás de la comunidad de Holmes (Ohio), aunque es la más turística. Si la visitas, podrás ver cómo es su vida de cerca, ya que no por tu visita paran de realizar sus trabajos y actividades diarias. También podrás comer en alguno de los restaurantes que ofrecen su comida, directa del campo a la mesa.

6. Los amish ofrecen la posibilidad a sus hijos de salir de la comunidad y no llevar su misma vida. A los 16 años, pueden conocer el mundo exterior y decidir dónde quieren continuar su vida. Tienen un año sabático en el cual se mudan a una gran ciudad y pueden disfrutar de todas sus modernidades. Sin embargo, la gran mayoría de los jóvenes deciden volver a casa.

7. El idioma hablado es una especie de dialecto alemán, mezclado con el inglés. Puedes visitarlo por tu cuenta (necesitarás un coche) o con excursiones que salen de diferentes ciudades cercanas, además de poder alojarte en los hostales y casas de la comunidad.