El Parque Nacional de Iguazú, al norte de la Provincia de Misiones (Argentina), hace frontera con Brasil, país con el que se junta para formar un área protegida de más de 2.000 kilómetros cuadrados. Este lugar guarda una de las siete maravillas naturales del mundo: las cataratas de Iguazú, nombradas oficialmente así en el año 2012.

Son un total de 275 saltos de agua los que podemos encontrar en este paraje, aproximadamente a 15 kilómetros de la desembocadura del río Iguazú. Estas cataratas tienen un ancho de casi 3 kilómetros y la mayoría una altura de 60 metros. Sin embargo, la conocida como “Garganta del Diablo” cuenta con un abismo de 82 metros con sus 700 metros de ancho, lo que la hace aún más impresionante.

Tren ecológico en el Parque Nacional Iguazú | Wikipedia (Alejandro Alba)

Las cataratas son sin ninguna duda la atracción principal, pero hay mucho más. Es un espacio rico en flora y fauna. La flora está compuesta por más de 90 tipos de especies diferentes, debido a los microclimas que hay en el lugar. En cuanto a la fauna, la gran cantidad y variedad de aves es muy destacable. Hay otras especies en peligro de extinción, como el tapir o el yaguareté, por lo que es imprescindible ser responsable con el medio ambiente.

En relación con esto, existe un tren ecológico que recorre la selva y hace que el visitante pueda tomar un primer contacto con ella. Su velocidad no es muy elevada para no interferir con la vida de la fauna que allí habita, además de estar propulsado por locomotoras eléctricas. Recorre diferentes zonas, desde la entrada al parque hasta la Estación Garganta del Diablo, catarata de la que hemos hablado anteriormente.

Iguazú | Wikipedia (Tomfriedel)

Por todo esto y mucho más que solo podréis apreciarcon vuestra visita al lugar, es un lugar totalmente recomendado para todos los amantes de la naturaleza y de los bonitos paisajes.