Quince islas a medio camino entre Nueva Zelanda y Hawai, sobre un seductor y azul océano, con un clima idílico, gente acogedora y un ritmo de vida pausado y tranquilo. Así son las Cook, un auténtico paraíso, un rincón secreto que mezcla magia y misticismo, envuelto en leyendas de romances y piratería, aventuras y tesoros escondidos que han dado forma a sus tradiciones y costumbres.

Los isleños se consideran a sí mismos como los verdaderos polinesios; y conectan raíces directamente con los mejores navegantes del Pacífico, ya que sus antepasados navegaron sin miedo a través de vastas extensiones de océano en busca de nuevas tierras. Situadas en el mismo centro de la Polinesia, se extienden por alrededor de 2 millones de km2, y se han convertido en uno de esos destinos imprescindibles, lejos de todo.

Un rincón auténtico, de grandes arenales, palmeras y arrecifes de coral, compuesto por 15 islas que te mostramos una a una, para que solo tengas que elegir a cuál quieres ir o, en el caso de que todas te llamen para un viaje, en qué orden ir descubriéndolas una a una.

1. Rarotonga, bajo el dominio de una pirámide volcánica, ahora erosionada por el tiempo y las corrientes, es la capital y centro de las Islas Cook. Con su fascinante mezcla de escarpadas montañas, densa selva y playas de arena fina y blanca, es la joya de la Corona.

2. La histórica Aitutaki, después de la migración de los maoríes, fue parada de los exploradores españoles Álvaro de Mendaña y Pedro Fernández de Quirós entre 1595 y 1606, hasta que el capitán James Cook avistó el atolón Manuae.

3. Atiu, la tercera isla más grande, un lugar único para los más aventureros. Una masa volcánica rodeada por un arrecife de coralina llamada makatea, vestida de selva y plagada de cuevas. De hecho uno puede pasar una semana explorando cuevas subterráneas y encontrar aún más. La meseta central elevada es donde se concentra la población. Y fuera de esta se pueden dar paseos a través de su exuberante selva tropical.

4. Mitiaro cuenta con una abundante vida marina en sus piscinas de aguas cristalinas y en sus playas. Esta isla fue una vez un volcán que se hundió para convertirse en un atolón de coral. Es la más llana de todas.

5. Mangaia es una de las islas con más leyendas y la más mística. De ella se dice que es la más antigua del Pacífico. Esta realmente lejos de todo y es un lugar idílico, el sitio perfecto para viajeros y caminantes.

6. Manihiki es un collar de islas en el Pacífico, y el epicentro de la industria de la perla de las Cook, además de uno de los lugares habitados más remotos de la tierra.

7. El atolón Manuae está deshabitado y es una reserva marina protegida. Con una superficie total de solo 6,2 kilómetros cuadrados, consta de dos islotes: Manuae y Te Au O Tu, ambos en la cima de un volcán submarino. Un paraíso para las tortugas marinas.

8. Según la leyenda, el jefe Uke, quien era descendiente de los dioses, llegó a Mauke después de un largo viaje desde Avaiki. Después de un sueño reparador, se despertó y llamó a esta tierra Akatokamanava, "el lugar donde mi corazón descansó”. Un nombre romántico para una isla hermosa.

9. Isla Palmerston es un delicado collar en el Pacífico de arrecifes de coral y playas de arena blanca que se van encadenando rodeadas de una gran laguna.

10. Penrhyn, la más lejana, se encuentra a solo 9 grados por debajo del Ecuador. También es el atolón más grande del grupo y uno de los más grandes del Pacífico. Famosa por su inmensa y espectacular laguna, esta rodeada de relucientes conchas de perlas y de un gran anillo de coral.

11. Nassau es el remoto Jardín del Edén, la hermana pequeña de Pukapuka y la única isla del grupo norte de las Cook que no tiene laguna. Y también la única que no es un atolón.

12. Pukapuka es uno de los lugares más idílicos y vírgenes. Sus vecinas más cercanas son Samoa y Tokelau.

13. Rakahanga es una de las más aisladas y está formada por un arrecife rectangular que rodea una gran laguna de poca profundidad.

14. De Suwarrow se cuenta que tuvo colonos polinesios en tiempos prehistóricos. Pero cuando el barco ruso Suvorov llegó en 1814, nadie vivía allí. La nave legó a la isla su nombre.

15.  Y, por último, Takutea, una pequeña joya en un mar de cristal. Su centro de color verde esmeralda esta rodeado de arena de coral. Es una de las menos visitadas, a pesar de su exuberante y rara vegetación y de su abundante vida marina. Un paraíso para los buceadores y para los amantes de las olas.

Más información:
Islas Cook