Uno de los rincones más desconocidos del mundo se encuentra en Emiratos Árabes, concretamente a unos 60 kilómetros de la conocida ciudad de Dubái. En mitad de un espectacular desierto tendrás la oportunidad de encontrar un pueblo abandonado que guarda muchísimos misterios.

Fue construido entre la década de los 70 y los 80 y, además, habitado por una tribu bajo el nombre de Al Kutbi. No se conoce por qué todos y cada uno de sus habitantes fueron abandonando sus casas, sus tiendas y hasta sus mezquitas. Lo que es un hecho es que, con el paso del tiempo, el viento del desierto se ha colado en las ventanas y en las puertas. Hasta tal punto que se han generado montañas de arena en rincones donde hace 50 años habitaban una de las tribus más reconocidas de la zona.

Se llama Al Madam y actualmente se trata de un pueblo abandonado, entre dunas, que ha vuelto a estar a la orden del día. La CNN no ha dudado un solo segundo en asegurar que los miembros expatriados de la ciudad de Dubái siguen teniendo muy presente y muchas son las personas que crean rutas ante la gran demanda de turistas a este lugar concreto.

Al Madam | Foto de Alexandermcnabb en Wikipedia. Licencia CC BY-SA 4.0

¿Qué ocurrió exactamente en Al Madam?

Lo bonito de este rincón de Emiratos Árabes es que la leyenda y la realidad se entremezclan a partes iguales. Muchos son los que afirman que fue una criatura sobrenatural (‘Djinn’) el encargado de ahuyentar a los residentes. Lo más seguro es que la dureza del desierto, poco a poco, empezó a hacer mella en la vida cotidiana de esta reconocida tribu. De ahí que buscaran refugio en localidades cercanas, mucho más preparadas para sobrevivir.

Muchos son los que aseguran que las tormentas de arena eran tan crueles y brutales que hicieron que la aldea se convirtiera en un lugar inhabitable. Lo que nadie imaginaba es que este rincón tan sumamente perdido se iba a convertir, en la actualidad, en un lugar turístico de lo más curioso. Los visitantes deciden alquilar un coche en Dubái o Sharjah para llegar, de manera directa, a esta ciudad fantasma.

Uno de los grandes atractivos de Al Madam, sin lugar a dudas, es que todo el pueblo está a disposición de cada viajero. Gran parte de las puertas están abiertas, algunas de ellas incluso ni tienen y si visitas su interior encontrarás unos cuantos “tesoros”. Esa soledad y ese abandono que caracteriza a este rincón fantasmagórico de Emiratos Árabes, hace que se haya convertido en todo un atractivo turístico que no deja indiferente a nadie.