Si hay un clásico de Internet y de las redes sociales, eso es las fotos de gatos, los vídeos de gatitos y todo tipo de cosas relacionadas con mininos. Cómo será la cosa que hasta ya se ha vuelto normal que la coletilla 'muere un gatito' la usemos prácticamente todos. Sin embargo, en Londres han llevado a un paso más allá el furor por los gatos.

En la capital británica, la estación de metro de Clapham Common se ha transformado en todo un escaparate artístico en el que los mininos son precisamente los protagonistas. Esta estación de la Northern Line (la de color negro), con entrada en el corazón del distrito de Clapham, al sur del Támesis,  ha visto cómo todas sus paredes, los espacios publicitarios, los tornos y todo aquello que podía customizarse, ha sido invadido por decenas de fotos de gatos.

Clapham Common

Por un lado, ha desaparecido por completo cualquier rastro de publicidad y, por otro, se ha llenado de mininos. Una acción que es menos artística y más filosófica de lo que parece. Detrás de la misma se encuentra el proyecto CATS, siglas del Citizens Advertising Takeover Service (Servicio Ciudadano para Adquirir Espacios Publicitarios), que desarrolló el proyecto y que consiguió que más de 700 personas aportaran los más de 26.500 euros que eran necesarios para llevar a cabo la idea. Es el grupo Glimpse quien está detrás de todo, que se encarga de que gatos abandonados tengan un nuevo hogar (al año, permiten que más de 200.000 felinos sean acogidos por nuevos hogares).

Clapham Common

El objetivo era, según la organización, "crear un espacio relajado, divertido y liviano, completamente libre de publicidad". Y lo han conseguido en uno de los suburbanos con más impacto publicitario por metro cuadrado del mundo, y es que nada se libra en Londres, al menos en su metro, de contar con un cartel o un anuncio (especialmente famosos son los de los espectáculos musicales junto a las escaleras mecánicas).

Este verano vivimos en Madrid una acción que también llenaba todas las paredes del vestíbulo de la estación de Gran Vía de ojos de mujer, aunque no se trataba precisamente de un acto para contrarrestar publicidad, sino todo lo contrario, con una marca de cosméticos detrás. Del mismo modo, se forró el andén de la estación de Chueca con la bandera arco-iris para el Día del Orgullo Gay, la cual se ha mantenido hasta ahora.

Clapham Common

La estación londinense ya hace furor entre los amantes de los gatos y de subir a redes sociales la foto más loca. Como solo estará dos semanas, tendrás que darte prisa si quieres verla con tus propios ojos.