Hayedo de la Tejera Negra, Guadalajara

Este hayedo está situado en Cantalojas, en el rincón noroccidental de la provincia de Guadalajara en el extremo oriental del Sistema Central. En los años setenta se declara al hayedo de Tejera Negra sitio natural de interés nacional y más adelante, parque natural. Recientemente, en 2017 la UNESCO lo declara declarado Patrimonio de la Humanidad. Es que, el hayedo de Tejera Negra es el más meridional de Europa y goza de un clima mediterráneo continentalizado, que lo hace posible. En otoño podremos asistir al cambio de color de toda esta extensión de naturaleza y dejarnos maravillar por ella.

Valle de Rin | Foto de King (Felix Koenig). Fuente Wikimedia Commons

Valle Superior del medio Rin, Alemania

Este tramo de 65 kilómetros del valle del río Rin que transcurre entre las ciudades de Bingen am Rhein y Coblenza, se conoce como el Rin Romántico. Podemos ir visitando los pueblos en coche y hacer numerosas paradas para disfrutar de la buena gastronomía y el vino. O también podemos embarcarnos en un crucero por el Rin y disfrutar desde el barco de la belleza del paisaje mientras degustamos los mejores vinos de la región. El Paisaje cultural del Valle Superior del Medio Rin fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en junio de 2002. Además de naturaleza y gastronomía podremos visitar alguno de los numerosos castillos que nos encontraremos.

Chateau Sully sobre el Loire | Foto de Christophe.Finot. Fuente Wikimedia Commons

Región del Loira, Francia

Desde Orleans a Nantes se extiende lo que los franceses conocen como Pays de la Loire (Países del Loira, en castellano). El otoño es la mejor estación para disfrutar descubriendo la Francia profunda a través de su historia y de sus monumentales castillos. Por supuesto, tenemos la gastronomía en cuenta con sus deliciosos platos de pescado, y sus maravillosas setas. Nos perderemos por los castillos de Ambois, de Saumur, de Sully, de Blois, o el imponente castillo de Chenonceau.

Kunstkamera. San Petersburgo. | Foto de Florstein. Fuente Wikimedia Commons

San Petersburgo, Rusia

Porque no todo va a ser bosque y ríos, la ciudad de los zares podremos disfrutarla mejor antes de que llegue el frío. Ver sus elegantes palacios y lujosos museos. Nos empaparemos de la cultura local y de sus peculiaridades. En San Petersburgo iremos tras los pasos de la antigua monarquía rusa. Deberemos aprovechar y llegar a nuestro destino antes de que las aguas del río Neva se congelen.

Pistoia, a los pies de los Apeninos | Foto de Sailko. Fuente Wikimedia Commons

Los Montes Apeninos, Italia

Es la cordillera que cruza la bota de norte a sur, y es donde se encuentra la joya de la gastronomía, el aclamado tartuffo. Durante nuestro retiro o escapada a este maravilloso lugar podemos practicar actividades de montaña o dedicarnos a observar la fauna salvaje como el águila o el lobo. Tras una jornada otoñal en la naturaleza podemos dejarnos caer por alguno de los pueblos de la falda de la montaña, como puede ser Pistoya.