Museo de la luz de la calle

Tal y como suena, en Bruselas hay un museo dedicado a las farolas de la calle. En este museo al aire libre veremos veinte farolas originales que conforman una combinación de arte e historia social. A través de estos ejemplares, podremos observar la evolución del alumbrado público en Bruselas. Son elementos auténticos de los que se destaca el diseño, así como las novedosas técnicas e ideas artísticas. El mejor momento para visitarlo es al atardecer y la entrada es libre.

Museo de la ropa interior

En francés se llama “Musée du Slip” y lo fundó el cineasta belga Jan Bucuoy bajo la filosofía de que todos los hombres son iguales en ropa interior. Veremos en exposición la ropa interior que ha sido usada por celebridades belgas como el Ministro de Asuntos Exteriores Didier Reynders o el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur. El museo se encuentra cerca del Palacio de Justicia.

The Atomium | Pixabay

Museo de esgrima de Bruselas

Es el único museo del mundo enfocado en la esgrima como disciplina olímpica. Cuenta con una gran colección integrada por más de 500 carteles, impresiones, documentos; casi 1.100 medallas; más de 1000 programas de prueba; armas y equipo; así como dispositivos de señalización de toques. Este museo es ideal para los apasionados por la esgrima. Para visitarlo hay que pedir cita, y abre de lunes a viernes de 9 a.m. a 7 p.m.

Museo de erotica y mitología

En 2012 el doctor Guy Martens funda este museo en pleno barrio del Sablon en una casa del siglo XVIII, con el propósito de mostrar la existencia del erotismo desde que la humanidad descubrió el placer sexual. Esta colección privada ofrece la oportunidad de ver algunas piezas raras de pinturas, esculturas, antigüedades grecorromanas, marfil, grabados japoneses y otras curiosidades. Seguramente nos encontremos ante una de las colecciones más peculiares e interesantes de Europa.

Arco del Triunfo | Pixabay

Museo de las alcantarillas de Bruselas

Este museo invita a los visitantes a un viaje inusual para conocer una cara desconocida de Bruselas. Es un museo activo y que sitúa al río Senne como protagonista. Gracias a este museo podremos conocer la historia de cuándo, por qué y cómo se construyeron las alcantarillas. También describe el trabajo de los trabajadores de alcantarillado, que tanto tiempo pasan en ese mundo subterráneo, y explica el ciclo que sigue el agua de la ciudad. Para visitar el tramo de alcantarillado de Bruselas debemos reservar con antelación y abre de miércoles a sábado, de diez de la mañana a cinco de la tarde.