Viajar por carretera

Viajar por carretera

7 carreteras europeas que no querrás que acaben nunca (aunque deberás tener cuidado con ellas)

En Europa tenemos trayectos asombrosos que lograrán que éste sea incluso más satisfactorio que el destino al que nos dirigimos, aunque también pueden ser trayectos de alto riesgo. ¿Dispuesto a descubrirlos?

Judith Torquemada | Madrid
| 24/10/2018
Lagos de Covadonga
Lagos de Covadonga | Luis Parra Rubio - Wikipedia

Tener grandes deseos de llegar al destino que nos hemos propuesto visitar es lógico, pero en ocasiones importa más el camino que el final de este. Y es que hay caminos asombrosos que pueden conquistarnos tanto o más que el lugar al que nos dirigimos, y que justifican incluso un viaje sin necesidad de tener ese punto al que llegar.

En Europa tenemos la suerte de contar con muchos ejemplos de lo que hablamos, y también diremos que son ejemplos con los que hay que tener cuidado. Muchos de esos caminos fascinantes de los que hablamos son también de alto riesgo: sus condiciones, atadas en su mayor parte a la naturaleza, les convierten en hermosos pero también en peligrosos si no tenemos cuidado.

Os presentamos algunas de las mejores carreteras en las que podréis disfrutar de lo que estamos hablando y también os advertimos de algo: deberéis tener cuidado con ellas.

1. Subida a los Lagos de Covadonga (España)

Comenzamos este recorrido en nuestro país y lo hacemos con uno de los ascensos más populares en el mundo del ciclismo, en plenos Picos de Europa. Partiendo desde el Santuario de Covadonga, la subida a los Lagos, donde no podéis esperar tener cobertura, es uno de los trayectos más bonitos que encontramos en la península, aunque sus complicadas curvas pueden hacernos pasar más de un apuro. Las vistas justifican, eso sí, cualquier angustia causada. Son asombrosas y tendremos un buen descanso en el destino.

Desfiladero de la Hermida - España | De Frobles - Wikipedia

2. Desfiladero de la Hermida (España)

El desfiladero más largo de España se encuentra en Cantabria, uniendo las localidades de Unquera y Potes. Tiene una longitud de 21 kilómetros. Se trata de un cañón formado por el río Deva a su paso por macizo de Ándara. Algunas de sus paredes de roca caliza alcanzan los 600 metros de altura, y convierten este trayecto en un trayecto impresionante. Merece la pena detenerse a pasear por la orilla del río, siempre que la naturaleza lo permita.

3. Col d'Aubisque (Francia)

Conocido simplemente como Aubisque, este puerto de montaña de los Pirineos se encuentra a 1.709 metros de altura. A semejante altitud, podéis imaginar las impresionantes vistas de las que gozan las personas que se animan a explorarlo (o que deben atravesarlo) y por qué es uno de los puntos más populares de Francia.

Passage du Gois - Francia | Patrick Despoix en Wikipedia

4. Passage du Gois (Francia)

Nos quedamos en el país vecino para hablar de esta pequeña carretera situada en la Bahía de Bourgneuf que une la isla de Noirmonutier con el continente. A simple vista, podría tratarse de un trayecto corriente, pero esconde un gran misterio: esta carretera se inunda dos veces al día, llegando a alcanzar una altura de 4 metros y permaneciendo siempre por encima del metro. Es decir, puede llegar a ser verdaderamente peligrosa para aquellos que la atraviesan, pero es una joya para quienes quieran vivir una aventura por carretera (efímera, en este caso, pues apenas alcanza los 4 kilómetros de longitud).

Paso Stelvio - Italia | Marczoutendijk en Wikipedia

5. Paso Stelvio (Italia)

Construido en 1835, ha llegado a ser el segundo puerto pavimentado más alto de los Alpes, alcanzando los 2.757 kilómetros de altitud. Con 48 curvas en apenas 24 kilómetros, el Paso Stelvio se ha popularizado en los últimos años y es uno de los puntos turísticos más conocidos de los Alpes, por las vistas impresionantes que ofrece y porque la conducción (siempre con precaución) resulta un reto apasionante.

6. Carretera Stalheimskleiva (Noruega)

Lo que parece un trabalenguas es en realidad uno de los caminos más apasionantes de Europa, localizado en el corazón de Noruega. Los impresionantes paisajes de este bello país quedan enmarcados en cada una de las curvas que encontramos en este escarpado trayecto que será una delicia para quien adore los retos y las vistas majestuosas. Cascadas imposibles, mucho verde y también mucha precaución, pues es una carretera que exige máxima concentración.

Carretera Transfagarasan - Rumanía | Cristian Bortes en Wikipedia

7. Carretera Transfăgărășan (Rumanía)

Esta carretera de nombre también imposible cruza la cordillera montañosa de Fagaras, al sur de los Carpatos, conectando las regiones de Wallachia y Transilvania. 90 kilómetros repletos de curvas que se pasean entre los dos picos más altos del país, dejando incluso el afamado castillo del conde Drácula a uno de los lados. Al margen de la anécdota, el recorrido es impresionante (y también, en ocasiones, complicado).

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.