UN BOSQUE MÁGICO PARA VIVIR LA NATURALEZA

UN BOSQUE MÁGICO PARA VIVIR LA NATURALEZA

Caminar por la copa de los árboles en el corazón de Alemania

El bosque parece de cuento de hadas y caminar sobre las copas de sus árboles, magia. Pero en el Parque Nacional de Hainich no hay encantamientos, sino magníficas realidades para divertirse en plena naturaleza, descubriendo un bosque tan grande que casi lo podríamos calificar de selva.

En la mitad oriental de Alemania, el verano nos reserva muchas sorpresas: rincones con encanto, maravillosas ciudades, castillos medievales, aguas termales y naturaleza, mucha naturaleza. Lugares ideales para descubrir en familia o en pareja. Uno de ellos se encuentra entre la ciudad termal de Bad Langensalza y la ciudad del castillo de Wartburg Eisenach, y está considerado un gran tesoro: el Parque Nacional de Hainich, una zona de bosque increíble, una auténtica selva en el corazón de Alemania.

Es un bosque que parece salidos de un cuento de hadas, en el que uno espera encontrar duendes y seres mágicos y fascinantes. Formado por hayas centenarias, con un elevado porcentaje de madera en descomposición, es el medio ideal para organismos como hongos, mohos, líquenes, helechos y musgo. Bosques que son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO declarados como hayedos primarios de los Cárpatos y Alemania. De hecho, el Parque Nacional de Hainich es la zona continua más grande de bosques de hoja caduca del país.

Aquí los paseos son la actividad preferida por todos, con visitas guiadas en las que se pueden observar animales poco comunes como el gato montés, la cigüeña negra o algunas especies de murciélagos protegidas como el Ratonero forestal.

Tampoco faltan actividades para los más pequeños, como la del 'Bosque infantil del gato montés', donde podrán explorar un Mausoleo, jugar en el 'columpio de nido de pájaros', participar en búsquedas de tesoros o asistir a talleres de manualidades y juegos para vivir la naturaleza. Un plan ideal para grandes y pequeños.

Imposible resistirse, por ejemplo, a una ruta por las copas de los árboles, que recorre el bosque a una altura de 44 metros, sobre el 'techo de la selva'. Sin duda, un lugar mágico por donde accederemos a una torre en un árbol que no es otra cosa sino un mirador desde donde se obtiene una visibilidad de hasta 100 kilómetros de distancia con vistas impresionantes. también desde allí podremos entrar a un camino que serpentea en dos bucles, de 238 y 308 metros de longitud, respectivamente. Una manera diferente de acercarnos al bosque.

Los más inquietos verán satisfechas sus necesidades de acción gracias a varias rutas de aventuras, como los circuitos para senderistas o los itinerarios por las crestas de la montaña. Uno de ellos, el Rennsteig, atraviesa los hermosos paisajes de esta región y se ha convertido en una de las rutas mas concurridas de Turingia. El camino no ofrece ninguna dificultad, pero tiene algunos tramos de subida que pueden exigir una cierta preparación física. En el Rennsteig no dejes de visitar los puntos culturales e históricos más importantes, como el milenario 'Roble de las limosnas' o Betteleiche, uno de los árboles más antiguos y característicos de Hainich y que esta considerado como un monumento del Parque Nacional; o la Cruz de Piedra.

En la zona hay ciudades de gran importancia cultural como la localidad termal de Bad Langensalza, la ciudad con encanto del revolucionario Thomas Müntzer: Mühlhausen; así como el Castillo de Wartburg, que se alza imponente sobre un precipicio de 410 metros de altura sobre la ciudad de Eisenach (es uno de los castillos mejor conservados del medievo alemán con una historia milenaria; el castillo fortificado más famoso y el de mayor relevancia de Alemania).

Habrá que buscas en la agenda hueco para visitar la muralla de la ciudad de Mühlhausen, que se puede recorrer; las antiguas casas de la alta burguesía o el idílico palacio Friederike en Bad Langensalza.... Y también el monasterio de Anrode en Bickenriede y el pueblo monasterio Volkenroda.

El Parque Nacional de Hainich es la mezcla perfecta para los que buscan naturaleza, pero también cultura y ocio. Un viaje al corazón de Alemania, ideal para huir del calor del verano y para conocer mucho más sobre la historia de la vieja Europa. Es el último bien natural declarado Patrimonio de la Humanidad en Alemania, un bosque salvaje donde árboles, hongos, musgos y especies raras de fauna habitan en libertad, toda una maravilla que impresiona y un auténtico paraíso para los que aman la vida al aire libre.

Más información:
Parque Nacional Hainich
Turismo de Alemania

Marta Rivas | Madrid
| 07/08/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.