TE CONTAMOS SU HISTORIA

Calatañazor: El pueblo medieval de Soria de 49 habitantes considerado uno de lo más bonitos de España

Calatañazor, este pueblo de Soria, no solo guarda una historia digna de conocer sino que también es uno de los más bonitos de España por su arquitectura medieval.

Publicidad

STORIES

En muchas ocasiones hemos hablado de pueblos medievales que están considerados los más bonitos de España y es que no es para menos ya que estos municipios, que suelen ser pequeños y con pocos habitantes, guarda un encanto y una historia digna de descubrir.

Es por eso que hoy queremos hablaros de Calatañazor, un pueblo de Soria de tan solo 49 habitantes que, como hemos dicho anteriormente, está considerado uno de los más bonitos de nuestro país.

Calatañazor pertenece a la comarca de las Tierras del Burgo y al partido judicial de Soria y tiene muchas cosas por visitar, pero sin duda la arquitectura popular de sus casas, fachadas y monumentos es un valor añadido.

Es muy peculiar ver sus chimeneas cónicas, icónicas y únicas, así como las casas en piedra y adobe o entramado de madera recubierta de barro y paja. Estas curiosas chimeneas dan lugar a una cocina donde tradicionalmente era el espacio donde se 'hacía la vida', al calor de la lumbre siempre encendida, sobre la que colgaba un caldero con agua caliente.

La historia detrás de Calatañazor

Además, guarda un detalle histórico digno de conocer. Almanzor tras haber derrotado casi en su totalidad a Galicia, concretamente a Santiago de Compostela, emprendió su viaje hacia Castilla. Pero las tropas del rey Bermudo II de León y del Conde García Fernández de Castilla le esperaban en Calatazañor. Fue una de las batallas más importantes en España, ya que tras un duro enfrentamiento murieron miles de musulmanes, y Almanzor entendió que debía huir. Lo que supuso que al saltar el campamento, estuviera vacío, pero hubiera un botín importante.

Esta batalla supuso la primera derrota de Almanzor, y la postre la última. De ahí que se diga que 'En Calatañazor, Almanzor perdió su tambor', lo que significa que el guerrero perdió su alegría. De hecho, desde ese día, cuenta la leyenda que dejó de beber y de comer y por eso murió en Medinaceli, localidad soriana donde fue sepultado.

...

Seguro que te interesa...

Tossa de Mar: Uno de los pocos pueblos medievales de España que tiene playa

Viajestic » Destinos

Publicidad