UNA INSTITUCIÓN EN JAMAICA

UNA INSTITUCIÓN EN JAMAICA

Café Rick's, el atardecer del ave fénix

Desde su creación, el Café Rick's, frente a los acantilados de Negril, en Jamaica, ha sido destruido una y otra vez por huracanes. Sin embargo, siempre se vuelve a levantar de sus escombros, ya que desde allí se disfruta de las mejores puestas de sol de Centroamérica y se puede saltar a las aguas turquesas. Conoce su historia.

Rick’s Cafe fue el primer bar y restaurante del extremo oeste de los acantilados de Negril, en Jamaica, y la única alternativa para tomar algo, en la fantástica playa de más de 11 kilómetros de largo de la zona. Fundado por Richard Hershman en abril de 1974, cuando Negril era un pueblo de pescadores sin comodidades modernas, hoy se ha convertido en toda una institución en la isla. Ahora ya tiene electricidad, teléfono y agua corriente, y el pequeño y precioso acantilado sigue siendo un lugar fascinante y mágico.

Desde su inauguración, su inigualable vista de la puesta de sol, pronto se convirtió en un atractivo para los que visitaban Jamaica. Y con el paso de los años, el café de Rick se ha convertido en uno de los bares más conocidos y con más ambiente de Negril, y ver las puestas de sol desde su acantilado, en toda una tradición en Jamaica. La vista es absolutamente impresionante.

Pero lo mejor, y lo que también ha incrementado su fama, es que desde Rick’s Cafe puedes saltar al mar desde el acantilado y nadar en las preciosas aguas azules del océano. Cristalinas y de un intenso azul turquesa, parece que estemos en una piscina natural. El acantilado más alto mide unos 10 metros y saltar es parte de la diversión.

En 1988 el huracán Gilbert golpeó la isla y destruyó el Café de Rick con olas más de 7 metros de alto, y en 2004 el huracán Iván lo destruyó de nuevo. Las olas del huracán Iván llegaron hasta los casi 20 metros, así que imagina la destrucción. Es parte de la historia de este local que ha renacido de sus cenizas y cada vez mejorando y ampliando sus instalaciones. Lo más increíble es que este local es ya una institución y que algunos de sus empleados llevan más de 30 años trabajando en él, con mimo y con esmero, cuidan de los clientes y de la propiedad para que el acantilado siga siendo un punto de encuentro.

Rick’s Cafe es un lugar ideal para todos, con amigos, en pareja o en familia, es uno de esos locales en los que tomar el sol, bañarse y comer algo se convierte en todo un acontecimiento. Al ritmo de la música jamaicana, hasta muchos niños terminan saltando desde los acantilados. Desde el mismo café se puede caminar por los escalones rocosos y bajar por las escaleras hasta el mar, o bien, saltar desde uno de los 5 puntos de salto.

Los locales saltan desde lo más alto haciendo piruetas varias, y los clientes, disfrutan de esos espectaculares saltos jaleando al personal. Una manera de sentir la emoción y la adrenalina. Y si finalmente decides probar, todo el mundo te va a animar. Lo más recomendable es llegar a tiempo para disfrutar de la puesta de sol. O un poquito antes si tu intención es bucear un rato. El ambiente es perfecto y la música en directo ameniza el momento a base de reggae y de temas legendarios de Bob Marley.

Rick’s Cafe es un bar turístico y suele estar bastante lleno en temporada alta. Aun así, lo que realmente merece la pena es el sitio y las vistas. Es como un club de playa pero sobre los acantilados, con piscina exterior, el mar, restaurante para comer o cenar y también bar de copas. Estamos en Jamaica y hay que disfrutar del momento. La comida que sirven está rica, y encontrarás platos para todos los gustos. Comida internacional, y por supuesto pescados y mariscos frescos. También hay platos vegetarianos y cócteles estupendos. El jefe de cocina, Phillip 'Sheddy' Williams, lleva trabajando Rick’s Cafe más de 30 años, así que conoce muy bien el gusto de sus clientes.

Durante años, la playa de Negril ha sido calificada como una de las diez mejores playas del mundo. Y al sur, en lo que se conoce como la zona de West End Road, encontrarás centros turísticos con  más privacidad. Estas áreas ofrecen lugares idóneos para la práctica del buceo con puntos de partida que llegan a más de 12 metros. Café de Rick es un lugar para ver los acantilados y disfrutar de las magníficas puestas de sol en buena compañía.

Más información:
Rick's Cafe

Marta Rivas | @rivascmarta | Madrid
| 14/04/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.