Viajestic » Destinos

Bletchley Park, un caserón Top Secret

Bletchley Park, un caserón Top Secret

Bletchley Park, el lugar que derrotó a Hitler

Publicidad

Viajestic | Viajestic
| 19.02.2015 00:00

A tan sólo 80 kilómetros de Londres, en las afueras de Milton Keynes, el Gobierno británico compró en 1939 una finca  que se convirtió en el secreto mejor guardado de Inglaterra: Bletchley Park. Un caserón victoriano que se transformó en una instalación militar cuyo objetivo era ganar la batalla al espionaje alemán. Un aparente y tranquilo paisaje de sauces llorones que contrastaba con el frenesí que allí desarrollaron los “rompecódigos”: físicos, matemáticos, criptógrafos, crucigramistas, e incluso, ajedrecistas. Durante seis años, por sus instalaciones distribuidas en una quincena de barracones pasaron más de 10.000 personas, la mayoría jóvenes y mujeres, que trabajaban sin descanso en turnos rotatorios día y noche, descifrando a diario los mensajes encriptados con los que se comunicaba el ejército alemán. Actualmente el recinto alberga el Museo de la Computación que recrea los utensilios utilizados, los barracones, y algunos de los despachos, entre ellos el de Alan Turing. En sus salas se puede apreciar la mayor colección de Enigmas del mundo, las cajas de cifrado alemanas parecidas a una máquina de escribir pero con un teclado luminoso. Y como colofón, una demostración del funcionamiento de la llamada bomba Turing, una réplica del artefacto original. Esta máquina del tamaño de un armario que combinaba letras a gran velocidad descifró el código secreto nazi Enigma, logró cambiar el curso de la guerra y, por descontado, el curso de la Historia. En otro de los bloques hay una reproducción del Colossus que se creo en 1943 y es considerado por muchos el primer ordenador programable. Alan Turing, Dilly Knox, Alastair Denniston, Gordon Welchman y hasta treinta jefes y criptógrafos aparecen retratados en el Salón de la Fama. Un merecido homenaje a estos individuos especiales. Sin embargo, en 1945 al finalizar la Segunda Guerra Mundial sus materiales y documentos fueron destruidos y permaneció en secreto hasta la década de los 70. Para muchos Bletchley Park es la cuna de la informática moderna pero quedará para la posteridad como el lugar donde se gano la batalla al espionaje nazi.

Publicidad