Saturnia ha sido considerado desde siempre como el mejor centro termal del mundo y uno de los mejores destinos dedicado al bienestar en Italia. Allí se encuentra el complejo Termas de Saturnia, uno de los resorts de lujo más importantes de la Toscana. Pero los baños más famosos no se ubican en un centro concreto, sino en plena naturaleza: hablamos de los de El Molino.

Es un paisaje de las colinas y valles, olivares, viñedos y filas de caminos habitados por cipreses. En lo alto de una llanura del valle de Albenga, para llegar se recorren los típicos senderos de los campos toscanos que regalan rincones de gran belleza. Y en pleno campo, y aun poco conocidos, unos baños de aguas naturales de agua sulfurosa que se alimentan de la corriente térmica Gorello se unen con un río que, con el paso del tiempo, ha ido esculpiendo impresionantes piscinas naturales de piedra caliza, donde incluso en invierno uno puede nadar.

Cerca del lujoso establecimiento de las Termas de Saturnia, justo a las afueras del centro de la ciudad, y escondidas entre la vegetación, las Cascate del Mulino di Saturnia están situadas, como su propio nombre indica, junto a un viejo molino. Es uno de los rincones más encantadores y fascinantes de la Toscana, un lugar que se ha creado de forma natural, piedras de travertino, excavadas por la cascada de aguas sulfurosas termales. Pequeñas piscinas que se llenan constantemente gracias a la caída de agua, lejos del ruido y del estrés en un entorno de serenidad.

Las aguas sulfurosas de las Termas de Saturnia tienen importancia por sus propiedades beneficiosas. Fluye de un manantial natural a una temperatura de 37,5 °C y, gracias a la presencia de un elemento en particular, el plancton térmico, los efectos beneficiosos sobre la piel, y en el aparato digestivo o circulatorio son únicos.

Las Cascadas desde lejos parecen una postal, y son muy populares. Están abiertas las 24 horas del día, todos los días, incluso en invierno, y la entrada es libre. En el molino de las caídas hay un bar y zona de aparcamiento.

Los orígenes de los baños termales de Saturnia son realmente antiguos, sus aguas ya eran  apreciadas por sus propiedades beneficiosas en la época romana, cuando se construyeron los primeros baños. Y es que según la leyenda, las cascadas nacen en el lugar donde cayó un rayo lazado por Júpiter durante su pelea con Saturno. Sea como sea, inmersas e integradas en la mágica naturaleza de Toscana, estas piscinas naturales entre cascadas son realmente excepcionales.

Las propiedades terapéuticas de estas aguas nos conceden relax y bienestar con tan solo sumergirnos en ellas. Y nada como disfrutar después de la excelente gastronomía de las tabernas de los alrededores o realizar una excursión para conocer los numerosos tesoros y rincones de esta maravillosa tierra.

En los alrededores merece la pena detenerse al menos para visitar los pueblos de los alrededores: Montemerano, Manciano y Pitigliano. Lugares encantadores, Pequeñas y hermosas aldeas, que representan esconden tesoros preciosos de arte y cultura.

La Toscana es siempre un destino encantador, ideal para despertar tus sentidos y como hemos visto, también para rejuvenecer el cuerpo y el alma.

Más información:
Cascate del Mulino di Saturnia