VIAJES

VIAJES

Y el asiento más seguro de un avión es...

Un estudio de la revista TIME ha revelado cuál es el asiento que, en caso de accidente, ha resultado más seguro en las últimas décadas. Para ello, han analizado catástrofes aéreas ocurridas por todo el planeta desde 1985.

Ahora mismo, mientras usted lee estas líneas, hay millones de personas eligiendo en qué asiento van a volar dentro de unos minutos, mañana o en sus próximas vacaciones. Lo habitual es que los escojamos según nuestras preferencias, priorizando la comodidad y la funcionalidad. Así, los hay que necesitan un poco más de espacio y quieren los asientos de las salidas de emergencia o la primera fila. Otros, amantes de los paisajes y la geografía, necesitan estar junto a la ventanilla para poder ver la tierra, el mar, la costa... cada accidente geográfico, tratando de adivinar qué ciudad se sobrevuela en cada momento sin necesidad de mapas.

También están los que, ante todo, quieren asiento de pasillo y en las primeras cinco filas, ya que son los que, en principio, deberían salir antes del avión. Es el típico caso de los ejecutivos, para los que salir del medio de transporte es la clave y que ya no ven el avión como un viaje con magia.

Sin embargo, a la hora de escoger asiento teniendo como prioridad la seguridad, la cosa cambia. Hay quien cree que, por coincidir con las clases superiores, son las primeras filas de los aviones las que ofrecen más resistencia en caso de accidente. Sin embargo, un estudio reciente de la revista TIME ha puesto esto en entredicho.

La publicación norteamericana ha querido analizar cuál es el mejor lugar, o al menos estadísticamente. Para ello ha cogido todos los accidentes fatales ocurridos en el mundo de la aviación desde 1985, estudiando qué asientos fueron los que ocuparon los supervivientes. Los resultados lo dejaron claro: los asientos de pasillo de la zona media del avión, que acabaron ilesos en un 44 % de las catástrofes. En segunda posición, los asientos del medio en la parte trasera, con un 28 %.

Bien es cierto que, afortunadamente, al ser un medio de viaje muy seguro, apenas hay una muestra tan alta como para que la estadística pueda considerarse definitiva, pero algo ayuda. Fueron 17 los accidentes en los últimos 30 años que no acabaron con todo el avión pulverizado, una cifra escasa que adelanta las pocas posibilidades de que un accidente no sea 'completo'.

Además, en caso de riesgo o incendio en la cabina, la Universidad de Greenwich llegó a la conclusión de que los mejores asientos para escapar son la primera y la última fila, así como las dos anteriores y posteriores, con un 65 % de posibilidades de sobrevivir sin problema. En este caso, como es obvio, cuanto más lejos de algunas de estas tres puertas, peor, aunque el porcentaje no es tan bajo, más de la mitad acabaría sano y salvo.

De todos modos, independientemente de qué lugar escojamos dentro de la cabina, las posibilidades de sobrevivir aumentan si seguimos las instrucciones básicas que encontraremos en cada asiento. Es decir: ponerse el cinturón de seguridad y no desabrocharlo a menos que sea necesario, subir mesitas plegables mientras no se usen y en los aterrizajes y despegues, no añadir peso de más a la bolsa de mano para evitar que se caiga sobre un pasajero en caso de turbulencia... Reglas básicas que permiten ganar en seguridad y, además, en convivencia.

 

Sergio Cabrera | Madrid
| 09/07/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.