Viajestic » Destinos

PORTUGAL

Así es la estación de Oriente de Lisboa, una de las más impresionantes del mundo

¿Viajas a Lisboa? Te contamos todo lo que debes saber de uno de los lugares que no puedes perderte: la estación de Oriente.

Así es la estación de Oriente de Lisboa, una de las más impresionantes del mundo

Así es la estación de Oriente de Lisboa, una de las más impresionantes del mundo Pixabay

Publicidad

Si tienes planeado un viaje a Lisboa o piensas en ir allí en un futuro cercano, debes tener en cuenta que uno de los lugares que no puedes perderte es su Estación de Oriente. Hablamos de una de las estaciones más importantes de la capital de Portugal. Una estación que diseñó el arquitecto e ingeniero español Santiago Calatrava y que se terminó de construir en el año 1998, pues fue el año en que tuvo lugar la Expo '98 en el Parque das Nações.

¿Y por qué debes visitarla? Porque su arquitectura es espectacular. Hablamos de una estación de tres pisos. El primero de ellos, en la planta -1, está destinado a la estación de metro, que lleva por nombre el mismo que la estación de Oriente. Después tenemos la planta cero, que alberga la estación de autobuses. Y finalmente el primer piso es en el que se encuentra la estación de trenes.

Su techo, acristalado, hará las delicias de quien la visite. Y no es casualidad que esté hecho de este material, pues Calatrava es conocido por usarlo en sus diseños, combinándolo con otros materiales como el hormigón y el acero.

Estación de Oriente. Lisboa
Estación de Oriente. Lisboa | Pixabay

El resultado final en este caso fue una estación amplia, imponente, elegante y ligera. Está formada por arcos y columnas que trasladan al visitante hasta las catedrales de estilo gótico, a las que en cierta manera se asimila. Y cabe apuntar, además, que está organizada en dos ejes.

Por un lado, Calatrava usó como eje la vía del tren, que tiene cuatro andenes. Y por otro lado, diseñó una línea de composición simétrica que se extiende a partir del río, pasando el Pabellón Atlántico, el Muelle de Olivais y el Centro Vasco da Gama antes de llegar al otro lado de la vía.

La estación de Oriente de Lisboa es, por tanto, toda una obra de arte. Un símbolo modernista de la capital lusa cuyo protagonista, además de los arcos y los materiales mencionados, es el color blanco. Es una estación llena de luz, amplia, que como decíamos al inicio no puedes perderte.

Publicidad