Ha resultado casi imposible ignorar la boda del año. Y es que el enlace entre el actor George Clooney y la abogada Amal Alamuddin en Venecia se ha convertido en todo un acontecimiento digno de lo que uno espera de una gran estrella de Hollywood. ¿Y qué mejor que un siete estrellas para acogerlo? Y es que esas son las estrellas que definen al Aman Canal Grande, un resort de la cadena de lujo Aman que llena un palacio veneciano junto al canal principal de la ciudad de exotismo y arte. Ubicado en el Palazzo Papadopoli, construido en 1550 por el arquitecto Gian Giacomo de Grigi, fue adquirido por la familia Tiepolo en el siglo XVIII a los dueños originarios, los Coccina. Desde entonces, el palacio se convirtió en todo un museo privado, ya que los Tiepolo eran importantes coleccionistas, así como amantes de la pintura, que encargaron a Giambattista Tiepolo para que decorara con frescos todos los rincones. Rincones que siguen hoy en día siendo toda una atracción y un lujo, ya que se conservan maravillando a propios y extraños, a pesar de que el inmueble sufrió diferentes transformaciones durante el siglo XIX, cuando pasa a manos de los Papadopoli, una familia de Corfu emigrada a Venecia. Ellos encargaron el interiorismo a Michelangelo Guggenheim, que le dotó de un estilo neorenacentista y rococó que aún perdura. Convertido en hotel, mantiene su jardín privado, su acceso a través del canal, en bote o góndola, y estancias únicas como la librería con volúmenes del siglo XVI, la sala del piano, con balcones al Gran Canal, o una terraza en el tejado. Y a eso hay que añadir dependencias más modernas, como el spa de la tercera planta, todo un santuario donde recibir tratamientos cosméticos de lujo; o un gimnasio una planta más arriba, con vistas de Venecia mientras hacemos deporte. Con ocho tipos de habitaciones diferentes, de la Palazzo bedroom a la Suite Canal Grande, los precios para dormir aquí una noche oscilan entre los 850 € de la primera en temporada baja a los 4.000 €/noche de la suite principal en temporada alta. Un lujo a la altura de Hollywood... y de abogadas de éxito.