Viajestic » Destinos

TURISMO RURAL EN Traços D'Outrora

Una aldea perdida en el corazón de Portugal

Te proponemos perderte en un remoto y perdido paraíso natural de la Serra da Freita. Allí encontrarás Traços D'Outrora, una aldea compuesta por un conjunto de casas rurales que te permitirán conocer el interior de Portugal con calma, disfrutando cada segundo.

Publicidad

En el pueblo de Trebilhadouro, en el condadoportugués de Vale de Cambra, remotas y perdidas en las laderas de la Serra da Freita, nacen las casas rurales Traços D'Outrora, un alojamiento maravilloso, con una filosofía, la de recuperar esta aldea histórica.

Las Casas de Campo, Casa da Matilde, Casa da Rosalina, Casa da Custódio y Casa do Paço de Mato se mantienen fieles al diseño original de sus origenes, construidas en piedra al estilo tradicional de las aldeas de la sierra. Pero eso sí, con todas las comodidades de hoy en día. Todas las casas cuentan con dos pisos, cocina, cuarto de baño  con secador, salón con sofá cama y televisión. Y son ideales para pasar unos días en plena naturaleza con amigos o con toda la familia. Precios desde 60 hasta 200 euros por noche.

Casa de Matilde está situada junto a la calle principal del pueblo, y cuenta con un dormitorio sala de estar y cocina en la planta baja, y un dormitorio y un baño en el piso de arriba. Casa Rosalina se encuentra en una zona alta del pueblo, con las características típicas de la región y una vista impresionante de la montaña desde la que se puede ver la Ría de Aveiro. La cocina, en la planta baja, está decorada con una roca detrás del banco, lo que hace de este espacio algo inusual. En esta planta dispone también de sala de estar, tres dormitorios y dos baños. En el piso superior la habitación con vistas panorámicas cuenta con chimenea para hacer el espacio más cálido en los meses fríos del invierno. El tercer dormitorio se encuentra también en esta zona de la casa y se completa con un cuarto de baño.

Casa de Custódio cuenta con un dormitorio en la planta baja con acceso a la parte exterior. Arriba están la sala de estar, la cocina y el baño. Casa do Paço de Mato en la planta superior cuenta con una suite con cama doble y baño y otra habitación con dos camas individuales. En la planta baja, otra habitación y la cocina.

En Trebilhadouro uno puede sentir el espíritu de aquellas aldeas de casas de piedra de antaño, las que veían pasar el tiempo despacio, ocultas al abrigo de las montañas de la región, y al abrigo de los fríos vientos del norte. Y es que Beira, en el corazón de Portugal, es un lugar intenso en el que podemos encontrar algunos de los paisajes y algunas de las ciudades más bonitas del país.

Desde lo alto de las montañas uno puede ver el mar en el horizonte, y la ría de Aveiro, así como otras ciudades de la costa a través de Vale de Cambra y de la Serra da Freita. También nace aquí el río que desemboca en el río Caima, cuyas aguas se utilizan para el riego de los campos en los pueblos de los alrededores. El paisaje es verde intenso, precioso, con las laderas en terrazas y el agua como elemento fundamental y mágico.

Traços D'Outrora, es sentir la vida de la aldea, huir de la rutina y del estrés diario. Es disfrutar de nuevo de la vida en plena naturaleza, de los paseos y de la belleza de la paz y el silencio. Aquí los peques van a poder correr a sus anchas.

Y además hay muchas cosas que ver en las proximidades. La presa Duarte Pacheco, un lugar agradable y rodeado de vegetación, donde puedes relajarte mirando la quietud de sus aguas. Un paseo ideal sobre un valle escarpado, con antiguos molinos y puentes antiguos. O la Capilla Parque de Nuestra Señora del Exilio, un lugar de peregrinación, desde el que disfrutar de una fantástica vista.

En la Serra da Freita en las Arões parroquiales, la Anta da Pedra Moura Cerqueira un dolmen fúnebre fijado en una necrópolis que actualmente cuenta con ocho monumentos. Y en la parroquia de Cepelos en Gatão, hay un yacimiento arqueológico con grabados rupestres. Así como en Roge, junto al pueblo Trebilhadouro, con petroglifos que se inscriben en el denominado 'Arte del Atlántico'.

A 8 kilómetros de Vale de Cambra, a 58 kilómetros de Aveiro y a tan solo a 50 kilómetros de Oporto. Disfruta de la esencia de Portugal y de su belleza. Una escapada perfecta a un pequeño paraíso natural para este invierno. Aislado, el pueblo nos permite vivir plenamente la paz y el medio ambiente. Nada mejor que unos días para explorar los senderos de la montaña a pie o en bicicleta y compratir después una noche ante la chimenea con tu familia, o con tus amigos.

Más información:
Traços D'Outrora

Publicidad