Asia

Asia

Agoshima la isla volcán

Una curiosa isla remota de Japón

Agoshima es una isla volcánica tropical en el Mar de Filipinas. Con sus 3,5 kilómetros de longitud, y una anchura máxima de 2,5 kilómetros, la isla, esta habitada por unas 200 personas que viven al filo de lo inesperado. Administrada por Tokio a pesar de estar ubicada aproximadamente a 358 kilómetros al sur de la ciudad japonesa, en esta curiosa y aislada isla volcán, en el centro del cráter todavía activo, se ubica un pequeño pueblo con el mismo nombre. Un lugar extraño para un pueblo en un entorno realmente extraordinario. La caldera del volcán está ocupada por un cono secundario llamado Maruyama. Impacta su vista aérea. Descubierta en el año 1785 su singularidad es la de tener dos volcanes, uno dentro del otro. Agoshima es actualmente el pueblo más pequeño y menos poblado de Japón. Esta isla japonesa en el Mar de Filipinas, se puede considerar como la isla más exótica de todas las islas que pertenecen a la tierra del sol naciente. Aún más intereresante por es el hecho de que Aogasima esta habitada y es, sin embargo, el enclave más aislado de todos los asentamientos que se conocen. Gracias a la cálida corriente de Kuroshio, la isla cuenta con un clima mucho más suave que el del resto de Japón. Agoshima ofrece a los huéspedes y lugareños un clima suave y subtropical. La historia reciente es agitada, terremotos y erupciones hicieron que su población tuviera que ser evacuada en varias ocasiones e incluso hubo algunas pérdidas de vidas humanas en erupciones masivas. De difícil acceso para el transporte marítimo, actualmente cuenta con una dársena en la que poder amarrar. La isla no tiene bahías o ensenadas naturales debido a su peculiar orografía. Aogashima es un complejo volcánico cuaternario formado por los restos solapados de al menos cuatro calderas submarinas. La isla está rodeada de escarpados acantilados, muy escarpados, ya que se trata de depósitos volcánicos estratificados. La costa sur también se eleva hasta una cresta afilada formando un borde de una caldera denominada Ikenosawa. La caldera domina la isla, con un punto en su cresta sur, Otonbu, con una altura de 423 metros, el punto más alto de la isla. Todavía se considera un volcán activo, clasificado por la Agencia Meteorológica de Japón. La última erupción del Aogashima fue durante un período de cuatro años entre 1.781 a 1.785. Esta isla parece el escenario de una película de ciencia ficción, o salida de una escena de una película de dinosaurios. Solo es accesible por barco o en helicóptero, y se puede visitar pero ten en cuenta que podrías acabar atrapado con bastante facilidad si el mar se pone difícil o aparece una tormenta tropical. Llegar a Aogashima es en sí mismo una aventura complicada. Es posible que sea por lo que muchos nunca ni se lo planteen aunque estas islas remotas sean un buen lugar para relajarse. Belleza no le falta. Si aún así te apetece conocer esta curiosa isla, tienes que saber que en el centro de su territorio hay una sauna geotérmica, que el buceo es una actividad muy popular y que el paisaje extraterrestre será difícil de olvidar. Y por favor, ten muy en cuenta que sigue siendo un volcán activo. En 1785, la erupción fue masiva. Han pasado más de 200 años por lo que el volcán podría tener algo que decir.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.