Viajestic » Destinos

Caminando Irlanda

5 rutas irlandesas no aptas para quienes sufren vértigo

¡Qué difícil elegir solo un destino tras más de un año soñando con viajar! estas 5 rutas harán que te plantees seriamente elegir Irlanda...

Gobbins

Imagen cortesía de Turismo de Irlanda Gobbins

Publicidad

Que la belleza de Irlanda es natural, brutal y majestuosa seguro que ya lo sabes, lo que cabe que desconozcas es que hay cinco rutas en las que descubrir la esencia de esa belleza brutal que harán que jamás olvides que un día estuviste en Irlanda, eso sí, si eres de los que sufre de vértigo harás bien en pensártelo... o en pensar que merece la pena el susto. ¿De qué rutas hablamos? a continuación te las desvelamos.

Camino del acantilado de Gobbins

Gobbins | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

El camino del acantilado de Gobbins es una visita obligada para quienes quieren descubrir la Ruta Costera de la Calzada; fue diseñado por el ingeniero ferroviario Berkeley Deane Wise hace más de un siglo y es, sencillamente, espectacular porque se trata de una ruta suspendida (literalmente) alrededor de los acantilados de Gobbins, sobre sus agitadas aguas y sus cuevas sumergidas, sobre sus acuaros naturales y formaciones geológicas del Jurásico.

Acantilados de Moher

Acantilados de Moher | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

Los de Moher son los acantilados más famosos de toda Irlanda, que no es decir poco, y tienen consideración de Geoparque Global de la UNESCO. Paseando por estos acantilados deberás repartir tu atención entre el mar y el cielo porque desde el mar te saludas delfines y tiburones peregrinos y desde el aire una gran diversidad de aves.

Puente de cuerda de Carrick-a-Rede

Puente de Carrick-a-Rede | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

250 años tiene ya el puente de cuerda Carrick-a-Rede, un puente suspendido a 30 metros de altura cuyos 20 metros de largo se te pueden hacer muy cortos... o no, en función de como te lleves con las alturas, el riesgo y la aventura; si sentir el crujido de los tablones de madera bajo tus pies y escuchar el batir de las olas más abajo todavía no te lo impide, podrás disfrutar de espectaculares vistas de la Ruta de la Calzada desde este puente que une la isla de Carrick con el condado de Antrim.

Dunquin Pier en Dingle

Dunquin | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

Nos vamos al condado de Dingle para recorrer el muelle de Dunquin, un camino sinuoso y estrecho desde el que disfrutar vistas de escándalo y que no tienes que desandar una vez lo recorras completo porque podrás optar por un tranquilo paseo en ferry a las islas Blasket en lugar de volver sobre tus pasos.

Acantilados de Slieve League

Acantilados de Slieve League | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

Los de Slieve League son los acantilados más altos de Europa y puedes recorrerlos siguiendo dos rutas: la Ruta del Peregrino, apta para todos los públicos aunque teniendo siempre en cuenta que estás en unos acantilados que superan los 600 metros de altura, o el Paso de Un Solo Hombre, sólo para senderistas experimentados por no decir aventureros en toda regla.

Más información en Turismo de Irlanda.

Publicidad