Viajestic » Curioso

Turquía

Torre Gálata: Esta es la historia de la torre más antigua de Estambul

La Torre Gálata es, sin lugar a dudas, uno de los grandes símbolos de la ciudad de Estambul. Esta es su curiosa historia.

Torre Gálata

Pxhere Torre Gálata

Publicidad

La Torre Gálata, también conocida como “Galata Kulesi” en turco, está ubicada en el conocido barrio Karakoy de la preciosa ciudad de Estambul. De hecho, está bastante cerca del Puente Gálata. La primera construcción que se conoce de esta torre data del año 528, cuando los bizantinos construyeron una torre de madera para controlar tanto como Constantinopla como el Cuerno de Oro.

Después de una serie de saqueos e incendios, en el año 1204 esta torre se destruyó en su totalidad. No es hasta 1348 cuando se decidió construir lo que hoy conocemos como la Torre Gálata, bajo el nombre de “Torre de Cristo”. Esta edificación contaba con 9 plantas y unos 67 metros de altura. Una de las cuestiones que más llama la atención es la espectacular anchura de sus paredes, puesto que tiene más de 3 metros y medio de espesor.

Torre Gálata
Torre Gálata | Imagen cortesía de G.dallorto en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.5

Estamos ante una de las torres más antiguas del mundo. Fue mandada construir por el emperador bizantino Anastasio y, durante una gran cantidad de años, esta Torre fue considerada como la construcción más alta de toda Estambul. Tal era su importancia que, incluso, durante el periodo Otomano cumplía la función de casa de observación, cárcel y, por supuesto, torre de vigilancia.

Tras la importante reconstrucción de 1348, la Torre fue protagonista de una nueva restauración entre los años 1445 y 1446. Siglo tras siglo, los turcos han ido renovando esta torre. Una de las cuestiones que más ha destacado ha sido la orden del sultán Murad III, en la que mandó a Taqui ad-Din construir un observatorio astronómico en esta misma torre. Bien es cierto que no duró abierto mucho tiempo.

Otro dato de lo más curioso lo encontramos en el siglo XVII, durante el reinado de Murad IV. Y es que nada más y nada menos que Hezârfen Ahmed Çelebi llegó a realizar prácticas de vuelo en Okmeydani. Concretamente en el año 1638, decidió ponerse alas de águila en su espalda para, así, echar a volar desde esta torre. Este vuelo generó muchísimo interés en el resto del continente, como era de esperar.

En el año 1717, esta edificación comenzó a utilizarse como vigilancia de incendios. A pesar de todo, cabe destacar que durante el reinado del sultán Selim III llegó a quemarse gran parte de esta torre, como consecuencia de un aparatoso incendio. Por tanto, la torre volvió a restaurarse. A pesar de los esfuerzos, al cabo de unos años se volvió a rehabilitar por culpa de un incendio que tuvo lugar en 1831.

Panorámica de Estambul
Panorámica de Estambul | Imagen de dinamicline en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Tan solo un tiempo después, en el año 1875, la Torre Gálata sufrió una gran cantidad de daños tras una fuerte tormenta, por lo que su restauración se realizó entre 1965 y 1967. En esta obra se consigue la apariencia que conocemos en la actualidad. Cabe destacar que se han llegado a encontrar un gran número de calaveras y huesos en la torre. ¿Y a qué se debe esto? A que el sótano central se llegó a utilizar como mazmorra.

Por tanto, fue testigo de un gran número de suicidios. Es más, a mediados del año 1973, el hijo del reconocido poeta Umit Yasar Oguzcan, con tan solo 15 años, decidió quitarse la vida saltando desde el punto más alto de la torre. De ahí que el escritor incluyera a la Torre Gálata en una de sus obras, tras el profundo dolor que experimentó con el fallecimiento de su hijo.

Publicidad