La Torre Eiffel es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad de París y, siendo honestos, no es para menos. Si decides visitar la capital francesa, es un hecho que tienes que ver este emblema por la espectacularidad que tiene. Se trata de uno de los rincones más importantes del mundo, por la gran historia que hay detrás.

En un inicio, su nombre era 'Tour de 300 mètres' (“Torre de 300 metros”). Se trata de una espectacular estructura de hierro diseñada por los ingenieros Maurice Koechlin y Émile Nouguier. Su aspecto definitivo fue cuadrado por el reconocido arquitecto Stephen Sauvestre y, finalmente, la Torre Eiffel se construyó por el reconocido ingeniero Alexandre Gustave Eiffel para la Exposición Universal de París que tuvo lugar en 1889. Ahora bien, ¿te gustaría conocer una serie de curiosidades?

Fue el edificio más alto del mundo durante 41 años

Como decimos, esta torre cuenta con 300 metros de altura. Por tanto, se trataba del edificio más alto del mundo desde su propia construcción hasta el año 1930. En ese preciso momento, el monumento que le arrebató el puesto fue el Edificio Chrysler de la ciudad de Nueva York. Aun así, la Torre Eiffel es la estructura más alta de París y la quinta más alta del país.

La Torre Eiffel no tenía que ser permanente

En un principio, estaba prevista su destrucción 20 años después de esa Exposición Universal por la que fue construida. A pesar de todo, en el año 1900 fue la Armada Francesa la que decidió añadir una antena de radio en ese punto más alto, por lo que permitió que la torre más famosa de París se salvase de ser historia. Durante la ocupación nazi que tuvo lugar entre los años 1940 y 1944 en la capital francesa, esa precisa antena se utilizó como difusión de la televisión de Alemania.

Torre Eiffel | Imagen de Clara en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Era un proyecto que no quería nadie

Pocos saben que la Torre Eiffel podría haber llegado a ser un símbolo en cualquier otra ciudad europea. Debemos tener en cuenta que su proyecto fue presentado en un gran número de ciudades, pero éstas lo rechazaron. Gustave Eiffel lo presentó, pero ninguna de ellas aceptó la construcción de este monumento por “no ser coherente con el diseño de sus edificios”. A pesar de todo, en la actualidad existen unas 17 réplicas en todo el mundo. La más grande es la de Las Vegas, y la más pequeña la de Michigan con 165 metros y 3 metros respectivamente.

Cada cinco años, la Torre cambia de color

¡Lo que lees! Cada cinco años, la Torre Eiffel de París (Francia) se pinta con nada más y nada menos que 50 toneladas de pintura con el fin de evitar esa corrosión. Ese es el principal motivo por el que ha cambiado de color en varias ocasiones. Los visitantes son los encargados de elegir esa nueva tonalidad a través de votaciones que tienen lugar en el primer piso de la Torre. Un dato de lo más curioso ¿no crees?

Se trata del cuarto monumento más visitado del mundo

Tenemos que tener en cuenta que, en un primer instante, los ciudadanos parisinos rechazaron la Torre Eiffel porque les parecía “horrible”. No obstante, también debemos ser conscientes de que hoy en día es el auténtico icono de Francia. Tanto es así que se ha convertido en el cuarto monumento más visitado de todo el mundo, puesto que tiene una media de 6 millones y medio de visitantes cada año. ¡Nada más y nada menos!

Torre Eiffel | Imagen de Diego Delso en Wikipedia, licencia: CC BY 3.0

¿Sabías que la Torre Eiffel no siempre mide mismo?

Según su estructuración y sobre todo su material, en verano la Torre Eiffel es 18 centímetros más alta que en invierno. ¡Lo que lees! Y todo tiene que ver por algo muy concreto: Esto es debido a nada más y nada menos que la expansión térmica del metal. Algo que, desde luego, no deja absolutamente indiferente a ninguno de sus visitantes.

Cuenta con una pista de patinaje sobre hielo

Algo verdaderamente impactante y, además, todo un sueño hecho realidad. En 2005 se llegó a instalar en el primer piso una auténtica pista de patinaje sobre hielo. Esta pista tiene unos 190 metros cuadrados, aproximadamente. En ese mismo lugar se pueden alquilar los patines. Desde luego, ¡toda una experiencia!

Durante varios años anunció una marca de coches

Este es un dato que pocos recuerdan y es bastante curioso. En la Torre Eiffel, durante los años 1925 y 1934, se instaló un espectacular anuncio de Citroën. En todas y cada una de las caras de esa torre. Con lo cual, se llegó a convertir en el anuncio luminoso más espectacular y grande del momento. ¡Y no es para menos!