Probablemente son muchas las personas que si tuviesen que elegir una imagen con la que representar Bélgica, escogerían la del Atomium. Y es que éste no es solamente un símbolo de su capital, Bruselas, sino que lo es del país entero. El Atomium es para Bruselas lo mismo que la Torre Eiffel para París. Un icono, un lugar emblemático.

De hecho, ahora que hacemos esta comparación, debes saber que se construyeron con el mismo fin: para que formasen parte de una Exposición Universal. Eso sí, la Torre Eiffel para la Exposición Universal de París de 1889 y el Atomium para la Exposición Universal de Bruselas de 1958.

¿Conocías esta curiosidad? Bien, pues hay personas que pese a que el Atomium es un emblema no lo conocen. Y otras que, aunque sí que lo hacen, no saben estos datos curiosos sobre el monumento. Así pues, hemos decidido escribir unas líneas en las que dar toda la información básica y exponer algunas de las curiosidades de este icono belga.

Por ejemplo, ¿sabías que la obra pertenece a André Waterkeyn? Vale, puede que esto fuese algo complicado de saber. ¿Y que su estructura tiene la forma de un átomo enorme de 102 metros de altura? Puede que nunca te hayas parado a pensar en su magnitud. ¡Pero es para hacerlo! Representa un átomo ampliado nada más y nada menos que 165.000 millones de veces.

Atonium | Pixabay

Por lo que hace al resto de su estructura, debes saber que cuenta con un total de 9 esferas cuyo diámetro es de 18 metros. Todas ellas, por otro lado, están comunicadas entre sí por unos tubos que cuentan con escaleras mecánicas. Y, según dicen, representan las 9 provincias de Bélgica.

Otro dato curioso que debes saber es que dichas esferas pueden visitarse. Aunque de las cuatro superiores nada más se puede ver la de más arriba: las otras tres no cuentan con soporte vertical y, por eso, no aceptan visitantes. Pero la que sí lo tiene está encantada de recibir a aquellos curiosos que desean descubrir Bruselas desde las alturas mientras se sientan a la mesa del restaurante que alberga.

A raiz de este dato debemos decir que a la esfera superior, a la del restaurante, se accede a través de un ascensor que es capaz de subir los 100 metros que la separan del suelo en solamente 20 segundos. Y, como curiosidad, diremos que es uno de los más rápidos de toda Europa.

Además, debes saber que las otras cinco esferas también pueden visitarse. Dentro esconden exposiciones, entre ellas una que hace referencia a la propia Exposición Universal para la que se construyó este átomo de hierro. Y, quienes lo visitan, dicen sentirse en el espacio o en el futuro. Esto se debe a su estructura de hierro, las escaleras mecánicas y las luces y la música que ponen para ambientar.