Viajestic » Curioso

Madrid, Madrid, Madrid...

El Sueño de San Isidro: Esta es la historia tras la escultura ubicada en la Dalieda de San Francisco

La Dalieda de San Francisco es preciosa pero la escultura de “El Sueño de San Isidro” tampoco deja a nadie indiferente. Es el momento de conocer su historia.

El Sueño de San Isidro

Imagen de rene boulay en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0 El Sueño de San Isidro

Publicidad

La Dalieda de San Francisco es, sin lugar a dudas, uno de los rincones más enigmáticos, bonitos y más desconocidos de la ciudad de Madrid. No solamente nos sorprende por sus flores o, incluso, por sus vistas sino también por las esculturas que guardan una gran historia detrás. Es lo que ocurre con la que conocemos como “El sueño de San Isidro”. Esta escultura fue esculpida allá por el año 1952 por nada más y nada menos que Santiago Costa. La podemos encontrar, como decimos, en la conocida como Dalieda de San Francisco, en la ciudad de Madrid.

Lo que representa es nada más y nada menos que al santo recostado, así como a un ángel cuya mano queda posada sobre su cabeza. De esta manera, le induce claramente a dormir. Esta pieza escultórica es la única que queda de las cuatro que realizó Santiago Costa con el fin de adornar la conocida fuente de Villanueva que se colocó en la Glorieta de San Vicente en el año 1952. Esta talla se encuentra en la Dalieda de San Francisco desde el pasado año 2007. Muchos son los que creen firmemente en que la figura que representa a San Isidro podría no estar durmiendo, sino pensando. Pero, ¿en qué exactamente? En lo que ha sufrido el convento de San Francisco hasta llegar a ese estado con el que lo conocemos en la actualidad.

Dalieda de San Francisco | Imagen de ECsonka en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

El parque ocupa el solar donde, en la antigüedad, podíamos encontrar el convento en honor a este Santo. Fue construido entre los siglos XIII y XIV. El convento llegó a ser un cuartel de infantería e, incluso, una prisión militar. Tras la remodelación urbanística que se realizó en la zona en 1961, el convento fue derribado para poder prolongar la conocida calle Bailén. En ese punto preciso, pasaría a tener el nombre de Gran Vía de San Francisco.

Lo que es un hecho es que, a pesar de lo duro que es derribar una parte de historia, esta Dalieda es absolutamente espectacular. De hecho, cuenta con un conjunto de parterres a varias alturas que, además, cuentan con más de 50 variedades de dalias. Algo verdaderamente espectacular para los amantes de la naturaleza. Bien es cierto que esta Dalieda de San Francisco está abierta durante todo el año, pero es mucho más vistosa en el mes de junio y, por supuesto, entre finales de septiembre y principios de otoño. Es entonces cuando las dalias se encuentran, sin lugar a dudas, en su máximo esplendor.

Por si fuera poco, debemos tener en cuenta la situación privilegiada en la que encontramos este parque. ¿La razón? Está situada en una pequeña meseta, sobre lo que en su día fue la muralla árabe de la ciudadela defensiva. ¡Nada más y nada menos! Es frecuente visitarlo en el momento de la puesta de sol ya que, desde este lugar, podrás disfrutar de las mejores vistas de la zona oeste de la capital de España.

Publicidad