Este tren emprende su viaje dos veces por semana, y por cada trayecto recorre 13.052 kilómetros, y pasa por Francia, Alemania, Polonia, Bielorrusia, Rusia y Kazajistán. De hecho, su trayecto es bastante mayor que el del Transiberiano. La verdad, es que sorprende que exista un tren que recorra una distancia tan descomunal y atraviese dos continentes.

Además de pasar por Europa y Asia, el tren el tren debe adaptarse a los cuatro anchos de vía diferentes que existen hoy en día a lo largo de los más de 10.000 kilómetros de trayecto. Por un lado está el ancho estándar en China, después el ancho ruso en Rusia y países exsoviéticos, nuevamente hay un cambio para el ancho estándar en Europa, y finalmente el tren se encuentra con el ancho ibérico al entrar en España.

Madrid | Foto de Abhishek Verma Fuente Pexels

Y es que esto de viajar en tren tiene algo muy bucólico, que nos traslada a otros tiempos, cuando era la forma más rápida y avanzada de transporte. Este denominado Tren de la Seda, recorre la línea ferroviaria más larga del mundo. Es inimaginable el número de paradas que debe de efectuar en cada trayecto. Menos mal que este tren no es para pasajeros, ya que transporta únicamente mercancías.

Seguro que no nos cuesta adivinar de qué está compuesta la mercancía que viaja en sus vagones. Cuando viene desde Yiwu (China) viene cargado de productos destinados a la venta en los bazares chinos del país. En el momento de emprender la vuelta desde Madrid, el Tren de la Seda va repleto de productos ibéricos, pues ya sabemos la gran admiración que hay en China por la cultura y la gastronomía española.

China | Foto de Brett Sayles

Esta línea de ferrocarril lleva cuatro años en funcionamiento, al principio el viaje podía durar hasta 21 días. Afortunadamente, ahora su duración se ha reducido a 16 días, poco más de dos semanas. Es sin duda, la ruta terrestre más rápida, pues por mar se pueden llegar a tardar seis semanas.

A lo mejor algún día habilitan este viaje para pasajeros y podemos atravesar Europa y Asia sobre raíles, disfrutando del paisaje, las paradas y todos los países que nos encontremos por el camino. Esperemos que en los próximos años sigan haciendo avances y podamos probarlo.