En la ruta Helgelandskysten que recorre la costa de Noruega se ha instalado un baño público que desprende estilo y buen gusto por los cuatro costados. En dicha ruta está Ureddplassen, un área de descanso que en invierno se convierte en lugar ideal para disfrutar de la Aurora Boreal. Y lo mismo ocurre con el sol de medianoche en verano. El área de descanso ha sido rediseñada para satisfacer los requisitos del proyecto Scenic Route que pone el acento en la calidad arquitectónica y los servicios al público.

La nueva concepción de este espacio cuenta con una nueva terraza de hormigón desde la que poder observar el maravilloso entorno observación, bancos del mármol característico de Fauske y un edificio donde se encuentra el baño público. El conjunto forma un anfiteatro que permite una vista única de la playa.

Baños públicos en Noruega | Foto de Per Ritzler. Cortesía de Visit Norway

El emplazamiento es espectacular pues este baño está rodeado por fiordos y el océano Atlántico. Para construir el techo del baño también se ha utilizado hormigón, que se eleva desde la superficie de la terraza. El resto de su estructura es acristalada, por la cual se escapa la luz que hay en su interior.

Otro elemento importante de este enclave es el memorial al submarino “Uredd” que se ha vuelto a levantar con un nuevo zócalo de mármol. El anfiteatro está construido con escalones prefabricados montados sobre una losa de hormigón colado. Entre la terraza y la carretera del condado 17, hay una superficie de asfalto destinada al estacionamiento de behículos. La vegetación existente y la costa repleta de guijarros se han protegido durante todo el proceso de construcción, manteniendo el entorno intacto. El paisaje y la vegetación son una parte importante de la personalidad arquitectónica del lugar.

Los responsables de esta maravilla arquitectónica son los arquitectos Tora Arctander, Marit Justine Haugen, Dan Zohar, pertenecientes al estudio de arquitectura HZA.

Baños públicos en Noruega | Foto de KÅRE EGGESVIK. Cortesía de Visit Norway

Así que si Noruega es uno de tus destinos para 2020 no te olvides de recorrer la ruta Helgelandskysten, y parar en esta área de descanso que cuenta con el que posiblemente sea el baño público más estiloso y bonito del mundo. Efectivamente, los nórdicos lo han vuelto a hacer, han conseguido hacer elegante y atractivo un aseo público.