Belchite, Zaragoza

Este pueblo es famoso por ser el escenario de una de las batallas más conocidas de la Guerra Civil. De hecho, se destruyó durante la misma, en vez de reconstruirlo se decidió fundar un pueblo nuevo al lado. Pueblo Viejo de Belchite, conserva aún sus ruinas recordando así la contienda y la batalla que se libró en 1937. Parte del ruinoso pueblo está cerrado al público.

Imagen no disponible | Montaje

Umbralejo, Guadalajara

Es uno de los pueblos negros de Guadalajara, y se encuentra en el municipio de La Huerce. Sus casas quedaron deshabitadas a causea de una expropiación en 1971 por el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA). Este pueblo no llegó a contar con agua corriente ni luz eléctrica, además de quedarse sus habitantes incomunicados durante los severos inviernos. Desde 1984 forma parte el Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados, promovido por los ministerios de Agricultura, Educación y Fomento.

Imagen no disponible | Montaje

Granadilla, Cáceres

Conocido originariamente como Señorío de Granada, fue una villa feudal amurallada. Hasta mediados del siglo XX fue un importante pueblo y capital de comarca, en ese momento fue desalojada al pasar a ser zona inundable debido a la construcción del embalse de Gabriel y Galán. Curiosamente sigue bajo dicha catalogación, aunque nuca ha sufrido ninguna inundación. En 1980 la villa fue declarada Conjunto histórico-artístico y, cuatro años después pasó a formar parte del Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados.

Imagen no disponible | Montaje

As Veigas, Asturias

A tan solo siete kilómetros de Taramundi; rodeada por bosques de robles, castaños y avellanos; y sumergida en la región de los Oscos encontramos As Veigas. La pequeña aldea fue abandonada, no obstante, se haya en muy buen estado y actualmente es centro de turismo rural. As Veiga cuenta con tres casas rurales a disposición de los visitantes y con una iglesia que solo se abre una vez al año, el día de la fiesta en julio.

Imagen no disponible | Montaje

Ochate, Burgos

Entre las provincias de Álava y Burgos está Ochate, un pueblo que además de deshabitado es considerado un lugar encantado. La razón de su abandono fue la apertura de una nueva ruta que no facilitaba el acceso al pueblo, provocando que sus habitantes se marchasen. De hecho, no se puede acceder en coche, hay que cruzar un camino de tierra para poder llegar a las ruinas de este pueblo burgalés. Este emplazamiento es objeto de leyendas sobre avistamientos y fenómenos paranormales.

Imagen no disponible | Montaje