Viajestic » Curioso

ASTURIAS

Monasterio de San Pelayo de Oviedo: historia y datos arquitectónicos

Es el momento de descubrir tanto la historia como diversos datos del Monasterio de San Pelayo situado en la ciudad de Oviedo.

Monasterio de San Pelayo de Oviedo: historia y datos arquitectónicos

Imagen de sitomon en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 2.5 Monasterio de San Pelayo de Oviedo: historia y datos arquitectónicos

Publicidad

Uno de los monasterios más bonitos que podemos encontrar en el Principado de Asturias es, sin lugar a dudas, el de San Pelayo. Debemos tener en cuenta que se fundó en la Edad Media, bajo las órdenes de Alfonso II de Asturias, para dedicárselo a San Juan Bautista. Pero, si esto es cierto, ¿por qué en la actualidad está dedicado a otro santo?

Debemos tener en cuenta que San Pelayo, cuando era niño, fue detenido en lugar de su tío, el que era obispo de Tuy. Después de cuatro años en la cárcel de la ciudad de Córdoba no quiso renunciar a su fe, por lo que fue martirizado.

Las reliquias se enviaron al norte, para que estuviera lejos de los musulmanes. En un primer instante llegaron a León hasta que, en 994, se llevaron a Oviedo y concretamente a este monasterio. De ahí que se tomara la decisión de cambiar el nombre al de este mártir tan joven.

Por lo tanto, estamos ante una edificación muy especial, puesto que se trata de un convento de clausura, considerado como uno de los más históricos del Principado. Una de las cuestiones a tener en cuenta es que las monjas que habitan este lugar se las conoce como “Las Pelayas”.

Monasterio de San Pelayo
Monasterio de San Pelayo | Imagen de José Luis Filpo Cabana en Wikipedia, licencia: CC BY 3.0

Y es que, en sus más de mil años de existencia, cuenta con un gran sustento de carácter documental. De hecho, encontramos datos no solamente de este Monasterio sino también de otros tantos como son el de San Vicente, Santa María de la Vega o San Bartolomé de Nava. A tal punto llega la cosa que, actualmente, este Monasterio de San Pelayo hace las funciones de Archivo Histórico Provincial.

Si hablamos de su historia, debemos saber que la iglesia se construyó entre los años 1592 y 1600. A pesar de que su planta y su fachada sean sencillas, lo cierto es que está formada por nada más y nada menos que tres puertas con molduras. De hecho, la central de éstas es la que tiene una mayor altura y, por tanto, alberga la figura del Santo.

Una de las cuestiones que más destacan de su interior es la sillería del coro, que procede del convento de San Vicente. Viajamos hasta el año 1703, cuando se realizó el diseño de la espectacular fachada de la vicaría que nos hace recordar a los sorprendentes palacios barrocos.

Si hay algo que llama la atención es, sin lugar a dudas, el claustro que cuenta con un total de tres alturas. Tenemos que tener en cuenta otro dato a destacar que en el siglo XVII se tomó la decisión de sustituir la torre del campanario por otra que nos hace recordar la espectacular torre de la Catedral de Oviedo.

Y es que, entre otras cuestiones, cabe destacar que esta edificación está situada en la zona prerrománica de la ciudad. Sea como sea, si estás pensando en visitar la ciudad, debes dejarte llevar por el enigmático, sorprendente y espectacular Monasterio de San Pelayo.

Publicidad