El 31 de Diciembre es, sin duda, una de las fechas más especiales del año. Y si hay un lugar mágico en el que poner el pie derecho en primer lugar en el próximo 2018, ese es Gran Bretaña. Las uvas nos las vamos a tener que llevar, pero aunque a lo mejor no llegues a tomarlas, tampoco creemos que las vayas a echar de menos.

Imagen no disponible | Montaje

En Londres por ejemplo, en el corazón de Inglaterra, te puedes unir a los miles que van a poder disfrutar de los mejores fuegos artificiales, un gran despliegue pirotécnico a orillas del Támesis. Después del éxito de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2011 este evento ha crecido muchísimo y por eso, lo más recomendables es que reserves tus entradas cuando antes. Y un secretillo, si por lo que sea no puedes acceder al recinto oficial, un gran sitio para verlos es desde lo alto de Primrose Hill.

Imagen no disponible | Montaje

La celebración del año nuevo en Edimburgo, Escocia, tiene como punto de encuentro la belleza del castillo de Edimburgo a medianoche. El alboroto de los fuegos artificiales y la música en directo son una opción estupenda para celebrar la nochevieja. Toda la noche hay marcha en el Concert in the Gardens con DJ’s, pantallas gigantes, barras en la calle y mucho más. El cabeza de cartel este año es Rag’n’Bone. Ah, y nada más dar las 12 no te olvides de entonar el himno tradicional de Auld Lang Syne.

Imagen no disponible | Montaje

Ahuyenta a los malos espíritus con las bolas de fuego Stonehaven, en Aberdeenshire, al oeste de Escocia. Entra en calor en las heladas festividades de Stonehaven, donde un desfile de bolas de fuego (link is external)recorre las calles de Aberdeenshire. Este espectáculo se lleva celebrando desde hace más 100 años y siempre atrae a una gran multitud. Tradicionalmente era visto como un ritual de limpieza para ahuyentar a los malos espíritus antes del Nuevo Año. Abrígate y disfruta de la marcha liderada por gaiteros. Un planazo de lo más original.

Imagen no disponible | Montaje

En Cornualles, puedes dar la bienvenida al nuevo año con brujas y magos en St Ives, al suroeste de Inglaterra. Un viaje a la costa inglesa es siempre especatcular, pero en Año Nuevo mucho más. Comenzarás el 2018 entre duendes, brujas, caballeros e incluso con Papa Noel. La idílica localidad de St Ives¡se transforma en la víspera de Año Nuevo, y se llena de gente con ganas de fiesta, todos disfrazados. Desde por la tarde todo el mundo se echa a la calle entre con bandas de música, eventos gastronómicos y celebraciones, que culminan con la cuenta atrás tradicional y la entrada en 2018 con fuegos artificiales que iluminan todo el puerto.

Imagen no disponible | Montaje

Y ya el 1 de enero, siguen las celebraciones. En Londres con el Desfile de Año Nuevo, que es ya uno de los grandes espectáculos callejeros a nivel mundial con aproximadamente 10.000 actores y una audiencia cercana a las 500.000 personas.

El desfile empieza a las 12 del mediodía y hará las delicias de los más pequeños. Acróbatas, cometas, y todo tipo de espectáculos con representantes de todos los distritos de la ciudad. Echa un vistazo a la ruta del desfile y compra tus entradas con antelación.

Imagen no disponible | Montaje

Nada más saludable que dar la bienvenida al 2018 que nadando en las aguas de Saundersfoot, Pembrokeshire, al oeste de Gales. A menos de dos horas en coche de Cardiff, ponte tu mejor disfraz, toma una bebida caliente y únete a los más de 1.000 nadadores que se meterán en las aguas heladas. Miles de personas te animarán desde la playa si eres valiente. Y si no, únete al público y disfruta de los fuegos artificiales y de la música en directo.

Imagen no disponible | Montaje

En Edimburgo, Escocia, miles de “dookers” participan en esta inmersión anual, la Stoats Loony Dook en el río helado Forth después de una marcha a lo largo de High Street. Esta tradición ha durado 30 años y los participantes recaudan decenas de miles de libras para obras de caridad. Los espectadores son bienvenidos.

También te puede interesar

Dos nocheviejas, es mejor que solo una

Cinco escapadas de fin de año a Alemania